27 March, 201027 March, 2010 8 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales

 

Ni demasiado, ni demasiado poco ¿entonces, cuánto?

Por Lourdes Aznavwrian

 

“Guerra intestina del hombre entre la razón y las pasiones

Si no tuviera más que la razón sin pasiones

Si no tuviera más que las pasiones sin razón

Pero, al tener lo uno y lo otro, no puede estar sin guerra, pues no

puede tener paz con lo uno sin tener guerra con lo otro

Así, está siempre dividido y opuesto a sí mismo”

Blaise Pascal.

 

 

 

 

 

Todos alguna vez nos hemos enfrentado al dilema de seguir nuestras pasiones o bien actuar en consecuencia de los dictados de la razón; a todos alguna vez nos han dicho, sé razonable; pero ¿en qué consiste serlo? ¿qué hacer con nuestros deseos y pasiones? Parece que esta última es la pregunta clave, y yo respondería; eligiendo, ¿eligiendo qué? Eligiendo, decidiendo; nosotos a diferencia de cualquier otro ser vivo en el planeta, tomamos decisiones, ejercemos constantemente nuestra voluntad; cualquiera puede calcular dónde estarán los planetas en este preciso instante el próximo milenio; gracias a Kepler, Newton y Einstein hoy sabemos que el movimiento del sistema solar está regido por las leyes de la física; pero nadie puede calcular donde estaremos tú o yo, en los próximos cinco minutos –esperaría que tú estuvieras leyendo esto; pero no lo puedo asegurar- como seres libres podemos elegir y eso que elegimos nos conduce a determinadas experiencias vitales, así que ¿ni demasiada pasión, ni poca? ¿ni demasiada racionalidad, ni poca? Tú decides cuánto, la libertad implica incluso autoimponernos límites; espero heberte dejado algo en qué pensar…

 

¡Muchos saludos y nos seguimos leyendo! 

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.

TagsTags: libertad elección 
25 March, 201025 March, 2010 4 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales

 

Quiero compartir con ustedes este decálogo que apareció en la revista Algarabía no. 46, me parece que urge cuidar este nuestro planeta que es de todos porque: 

¡Para vivir, no hay como la tierra!

 

DECÁLOGO DEL CIUDADANO

ECONSCIENTE


I. DESENCHUFARÁS TUS APARATOS Y CARGADORES

Aún apagados, la mayoría de los aparatos eléctricos consumen hasta ¡un tercio! De la energía que utilizan encendidos. Lo mismo pasa con los cargadores de los teléfonos celulares.

 

II. SUSTITUIRÁS LOS FOCOS TRADICIONALES POR FOCOS AHORRADORES DE LUZ

Los focos ahorradores de luz tienen una vida útil de 6 a 10 veces más larga que la de los focos tradicionales, por lo que, a la larga, resulta mucho más barato utilizarlos.

 

III. EVITARÁS EL USO DE BOLSAS DE PLÁSTICO

Lleva al supermercado tus bolsas del mandado o de tela

para que empaquen tus compras en ellas. Las bolsas de plástico no son biodegradables, mientras que en la elaboración de las de papel se gasta mucha energía.

 

IV. RECICLARÁS EL PAPEL

Al imprimir sobre ambos lados de las hojas, contribuyes a

salvar la vida de varios árboles, así como a reducir la basura que se genera en tu lugar de trabajo.

 

V. COMPARTIRÁS TU COCHE

Además de que reduces la emisión

de contaminantes, viajar acompañado es más divertido y fortalece tus relaciones interpersonales.

 

VI. UTILIZARÁS MEDIOS ALTERNATIVOS DE TRANSPORTE

Usar tu bicicleta es una buena idea, pues no emite contaminantes y beneficia tu salud, lo mismo que caminar, patinar o utilizar transporte público.

 

VII. SEPARARÁS LA BASURA

Cuando separas la basura en orgánica e inorgánica,

contribuyes a que algunos materiales se reutilicen más fácilmente.

 

VIII. DISMINUIRÁS TU CONSUMO DE AGUA

Reducir el tiempo en que te bañas puede ahorrar varios miles de litros de agua al año. Lo mismo sucede si cierras la llave cuando te enjabonas as manos o los trastes.

 

IX. PLANTARÁS UN ÁRBOL

Un árbol es capaz de absorber

 una tonelada de dióxido de carbono en su vida,

además de que nos regala grandes cantidades de oxígeno.

 

X. COMPARTIRÁS TODOS ESTOS TIPS CON TODOS TUS CONOCIDOS Y AMIGOS

Es importante enseñar a familiares y amigos a adoptar este decálogo, para que ellos también cuiden del medio ambiente y enseñen a otros a hacerlo.

 

 

 

¡Nos seguimos leyendo! Muchos saludos, Lourdes :)

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.

TagsTags: decálogo 
17 March, 201017 March, 2010 7 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

Los Sofistas y la introducción de la humildad intelectual

en el pensamiento occidental

 por Lourdes Aznavwrian Salas

 

Los principales adelantos de la civilización son

siempre procesos que están a punto de hacer

naufragar las sociedades en las que se producen.

 

A.N. Whitehead

 

 

Hay un par de filósofos presocráticos, por mencionar sólo a los más famosos, Gorgias y Protágoras, llamados Sofistas que han tenido una mala acogida a lo largo de la tradición filosófica. Esto es así porque creo yo, generaron un cambio de mentalidad para el que los pensadores no sólo de la época sino incluso pensadores actuales, no están preparados. Los así llamados Sofistas crearon una forma de ver el mundo que la tradición filosófica llama relativismo. El relativismo ha jugado un papel crítico importante a lo largo de la historia de la filosofía, pero es también mal visto porque no permite hablar de verdades absolutas, de ideas indubitables, de certeza e incluso de la posibilidad del conocimiento. De alguna manera no nos permite pensar en muchas cosas que hacen más llevadera la existencia, porque no hay como la seguridad de pensar y creer que aquello que nosotros sabemos es absolutamente verdadero e indudable. En realidad, a lo largo de este breve escrito, lo que quiero es presentarles la línea de pensamiento de los sofistas que nos han legado algo por de más valioso: poder pensar que las cosas pueden ser de otra manera y concebir nuestro criterio como algo que tiene una influencia real en el mundo.

El término Sofista proviene (del griego sophia, \"sabiduría\" y sophos (\"sabio\"). En la Grecia clásica, se denominaba así a quien ejercía la profesión de enseñar la sabiduría. Sophos y Sophia se atribuía a quien disponía de una \"inteligencia práctica\" y era un experto y sabio en un sentido genérico. Después se incorporó al significado del término a aquellos que le dan alguna utilidad a lo sabido. Más tarde se le da un significado despectivo al término sophos asimilándolo a \"charlatán\".

El uso peyorativo del término Sofista empezó a emplearse durante el siglo V a. C debido al hecho de que los educadores y maestros recibían una remuneración por su trabajo.

El desprecio con el que los sofistas eran tratados en ocasiones no nacía del hecho mismo de recibir una remuneración, sino de hacerlo, sobre todo, por la formación en el llamado areté, el arte de la política y la ciudadanía, que incluía todas las técnicas persuasivas para hacerse un lugar en la administración de la polis. Aprender este arte de la política era de suma importancia porque después de las Guerras Médicas, que enfrentaron a las ciudades y a las colonias griegas con los medos y los persas, hacia el Siglo V A.C. varias de esas ciudades adoptaron el sistema político de la “polis” o la democracia; que significaba reconocer a todos los ciudadanos libres y con la obligación de participar en el gobierno. Aprendiendo entonces el arte de la política se tenía asegurada la participación en el gobierno.



Lo más característico de los sofistas era su habilidad para convencer a su auditorio de algo y de inmediato demostrar lo contrario.

Pero el objetivo de estas argumentaciones no era, como se ha querido pensar, un desprecio por LA VERDAD, sino la creencia de que en la medida en que alguien posea mejores conocimientos entonces podrá cumplir mejor con sus deberes como ciudadano. Platón criticará en muchos de sus diálogos la labor de los Sofistas por su pretensión de enseñar la virtud, cuando nadie en su opinión, desde un saber como el del discurso retórico, puede hacerlo. La primera exigencia de esa areté era el dominio de las palabras para ser capaz de persuadir a otros. \"Poder convertir en sólidos y fuertes los argumentos más débiles\", dice Protágoras. Gorgias dice que con las palabras se puede envenenar y embelesar. Se trata, pues, de adquirir el dominio de razonamientos engañosos sin preocuparse por la verdad sino por los intereses que se quieran satisfacer por medio de la persuasión. Llamaban a ese arte \"conducción de almas\". Platón lo considera como una \"captura\" de almas porque se sometía al interlocutor a lo que Parménides denominaba doxa, es decir a la opinión sin fundamento, ignorando la episteme que para Platón consistirá en un conocimiento verdadero y justificado.

Ahí comienza, en los diálogos de Platón, este ideal de conocimiento que se ha mantenido hasta la actualidad y que es además el ideal adoptado por la ciencia: contar con un conocimiento objetivo, verdadero y justificado. El criterio entonces para poder considerar legítimo al conocimiento es que sea lo más ajeno al sujeto que lo produce, ya que, la subjetividad no basta para hablar de verdad y de justificación. Pero, los llamados Sofistas justamente señalan las limitaciones que tenemos para poder siquiera hablar de objetividad y verdad absolutas precisamente porque somos sujetos, los sujetos de conocimiento.

 

 

 

Con los Sofistas nace el escepticismo y el relativismo, la duda sistemática acera de cuáles son los límites de nuestro conocimiento, una duda que tiene como trasfondo una postura humilde ante la vida ya que ellos no creían que el ser humano fuese capaz de conocer una verdad válida para todos. Cada quien tiene \"su\" verdad, dice Protágoras “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son y de las que no son en cuanto que no son”.

De Aristóteles, el padre de la lógica y de quien se dice que hizo a los hombres racionales, provendrá también el sentido peyorativo del término sofista entendido como alguien que utiliza el sofisma para razonar. Un sofisma es una refutación aparente, con el objetivo de defender algo falso confundiendo al interlocutor, mediante una trampa a lo largo de la argumentación que puede consistir, o bien en ofrecer premisas falsas como verdaderas, o bien en llegar a partir de premisas verdaderas a conclusiones que no se siguen realmente de dichas premisas, es decir elaborar un argumento inválido desde el punto de vista de la lógica formal.

 

Un ejemplo de sofisma es el siguiente:

 

No todo lo que brilla es oro

El oro brilla

Luego, el oro no es oro.

 

En la Grecia clásica la capacidad de emplear sofismas en los argumentos era alabado como una habilidad retórica, por lo que la sofística gozó de gran éxito durante el siglo V a. de C.

 

Espero que hayan disfrutado de los sofistas y los sofismas, saludos y ¡nos seguimos leyendo!

TagsTags: sofistas 
17 March, 201017 March, 2010 5 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales

 

Felicidad perdurable y alegría duradera

por Lourdes Aznavwrian

 

 Hola, me da mucho gusto saludarlos nuevamente, esta vez quiero hablarles sobre una idea profundamente valiosa, la felicidad que perdura, mi objetivo es no sólo que disfruten de esta lectura y sino todo que encuentren en su vida una aplicación práctica de esta idea. Sé que nadie tiene la última palabra en este tipo de temas, pero me parece que hay muchas ideas filosóficas que al menos pueden orientarnos en lo que es valioso en la vida, en este caso, se trata de una propuesta que busca conducirnos hacia una felicidad que dependa únicamente de nosotros y por ello pueda durar.

¿Somos capaces de alcanzar una felicidad duradera? Yo respondería que si, pero ¿cómo podemos hacerla durar?.



“Existe una clase de felicidad sostenible o perdurable que no depende de cosas externas ni de otras personas, sino de la mejora personal a través de la práctica de la virtud”.[1]


 

 

 

 

Eso es lo que no podemos perder jamás, esta clase de felicidad que de quien depende es sólo de nosotros mismos, podemos perderlo todo desde el punto de vista material y físico, pero lo que no podemos perder es la fuente de esa felicidad sostenible, perdurable; porque es nuestra realización como personas. Decía Aristóteles que si moríamos realizados, habíamos tenido una vida buena, la mejor posible. La mejor posible…eso es lo que en su ética Aristóteles quiso transmitirnos, el mejor modo de vida posible. Pero volviendo a la idea de una felicidad perdurable, es una idea sumamente atractiva sobre todo debido a que vivimos en un mundo en que todo se desecha, dura poco, satisface un rato y se termina. Educamos nuestras sensaciones a que éstas sean sólo pasajeras, intensas, sí, pero efímeras. Las ideas son ahora correctas no porque se acerquen un poco más a la verdad, sino porque conviene su corrección a la situación que debemos resolver en el momento.

 

 

 

 

Pero la realización de la que habla Aristóteles es diferente, no se refiere a esa búsqueda de la felicidad en el placer y en la euforia, esa forma de sentirse bien termina por volver desgraciadas a las personas porque llega un punto en que esa satisfacción se convierte en insatisfacción. Es decir que si saciamos nuestros deseos una y otra y otra vez, llega un punto en que “nuestro deseo se transforma en aversión, el placer se convierte en displacer, irónicamente al ser satisfecho”[2]. Es como si al saciar una y otra vez ese deseo, se quedara uno de pronto vacío, pero porque la forma de saciarlo es ajena a uno mismo, depende de algo externo y así, la euforia y el deseo no perduran, son temporales y uno sólo transita de la euforia a la disforia. La apuesta entonces no es el placer momentáneo sino la alegría duradera. Pero ¿cómo lograrla? ¡Viviendo con autenticidad! o como dice Kant en ese hermosísimo texto de ¿Qué es la ilustración?  ¡Atrévete a pensar por ti mismo! Y ambas expresiones deben ser imperativas, debemos aspirar a hacer lo que más sentido tenga en nuestras vidas, serle leal a nuestras aspiraciones más íntimas, hacer lo que sea que hagamos esforzándonos por hacerlo bien, por el simple placer de sentirnos realizados, no por un reconocimiento externo que sólo compensa temporalmente, sino por la alegría de ser nosotros los que lo estamos haciendo lo mejor que podemos, por la alegría de ser auténticamente nosotros mismos. 

 

¡Muchos saludos y nos seguimos leyendo!



[1] Lou Marinoff, El ABC de la felicidad, p.103.Ed Zeta de Bolsillo, España: 2007.

[2] Íbidem, p. 104.

 Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.

TagsTags: felicidad 
3 March, 20103 March, 2010 6 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales


 

Epicteto un aliento de vida serena

 por Lourdes Aznavwrian.

 

"Concededme la serenidad

para aceptar las cosas

que no puedo cambiar,

el valor para cambiar

las que sí puedo

 y la sabiduría para

establecer esta diferencia".

 

La filosofía estoica nos brinda unas lecciones de vida que si bien por nuestro apego con el mundo, sus objetos y algunos de los seres que lo pueblan la mayoría de nosotros no podemos llevar a la práctica, al menos creo que vale mucho la pena detenerse un momento a meditar acerca de lo que dijo este gran pensador, de hecho es sumamente conveniente leer el Manual de Epicteto antes de dormir, al menos a mi me deja con una sensación de ligereza que permite que tenga un sueño apacible.

Epicteto fue durante casi toda su vida esclavo en Roma. Sus enseñanzas se conservan gracias a Arriano, discípulo suyo y se encuentran expresadas en el Manual de Epicteto y en los Discursos.

Además del énfasis en la necesidad y la gran utilidad del autoconocimiento, la virtud de la razón estoica consiste en la ataraxía o imperturbabilidad, la apatía o desapasionamiento y las eupatías o buenos sentimientos. Lo que resulta interesante es cómo podemos lograr esta imperturbabilidad, desapasionamiento y buenos sentimientos. Esto se logra a través de una distinción que parece muy clara a simple vista, pero que, pienso que no nos es tan automático aplicarla a nuestra vida cotidiana a fin de vivir si no imperturbables, al menos despreocupados de aquello que no podemos resolver, que escapa a nuestra capacidad de decisión. Según Epicteto una buena vida es posible a partir del autoconocimiento porque éste nos permite discernir entre aquello que depende de nosotros y lo que no depende de nosotros y que por tanto nos obliga a aceptar el destino con serenidad.

 

"Advierte que el fin del desear es obtener lo que se desea, y el fin de la aversión es huir de lo que se pretende evitar. Y como es desdichado el que se ve frustrado de lo que desea, así es miserable el que cae en lo que mas piensa evitar. Por lo cual, si tienes aversión solamente de lo que depende de ti (como las falsas opiniones), asegúrate que no caerás jamás en lo que aborreces. Pero si tienes aversión de lo que no depende de ti (como son las enfermedades, la muerte y la pobreza), no dudes que serás miserable, pues no las puedes evitar, y has de caer infaliblemente en ellas". Manual de Epicteto.

 

Cuando nosotros deseamos modificar algo que no depende de nosotros sufrimos mucho porque nos frustramos pensando que no hicimos todo lo que pudimos haber hecho.

 

 


Pero si tenemos presente esa distinción, esa frustración pierde sentido por completo, ya que no vale la pena desgastarse por aquello que no podemos controlar o resolver y no es poco ¿te has detenido a pensar en la cantidad de cosas que no dependen de nosotros y de las cuales muchas veces nos angustiamos? Elabora una lista y verás que muchas de ellas escapan a nuestra voluntad  y despreocúpate de ellas. Si logramos establecer correctamente la diferencia entre aquello que depende de nuestra voluntad y lo que no depende de ella, podremos dejar de sufrir o de preocuparnos por lo que no podemos resolver y que seguirá su curso hagamos lo que hagamos.


 Gracias, saludos y ¡nos seguimos leyendo!

 

TagsTags: epicteto 
23 February, 201023 February, 2010 7 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales

 

 

 

Belleza moral

 por Lourdes Aznavwrian Salas

 

 

 Hace unos días leyendo el trabajo de un alumno del bachillerato me recordó la idea de la belleza moral en su escrito y decidí que debía compartirla con ustedes, porque es en verdad interesante y al menos para mi conmovedora, espero que para ustedes también. 

A lo largo de la historia del arte hay una idea que desde los griegos hasta la actualidad, se ha mantenido como ideal estético: la proporción. Si observamos muchas expresiones del arte medieval y las comparamos con los modelos del arte griego, nos parece difícil pensar que las estatuas o las construcciones encarnaran criterios de proporción, cuando además es en el Renacimiento que se les juzgará como toscas y desproporcionadas.

El hecho es que la teoría de la proporción siempre ha estado vinculada a la concepción de belleza. Parece que en todos los siglos se ha hablado de la belleza de la proporción o bien de la proporción de la belleza. Pero es según la época, a pesar de los principios geométricos y aritméticos, que este sentido de la proporción cambia.

 

 

Dios mide el mundo con un compás, 1250 D.C.

 

Si bien es posible afirmar que debe haber una relación exacta entre la longitud de los dedos y la de la mano, y entre esta y el resto del cuerpo, establecer cuál es esa relación, es una cuestión de gusto que cambia con los siglos. Pero esta vez quiero detenerme en la Edad Media, en la fase más madura del pensamiento medieval, Tomás de Aquino afirma que para que haya belleza, es necesario que exista no sólo la proporción, sino también la integridad (es decir, que cada objeto tenga las partes que le corresponden, de ahí que consideraran feo un cuerpo que estaba mutilado) y la claridad, porque se consideraba bello un objeto que tenía colores nítidos.

 

Proporción

“Lo bello consiste en la debida proporción, porque los sentidos se deleitan con las cosas bien proporcionadas”, Tomás de Aquino, Summa Theologiae, 1, 5,4.

 

Claridad

“En efecto, para la belleza se requieren tres dotes. En primer lugar la integridad o perfección; porque las cosas incompletas, precisamente en cuanto tales, son deformes. Por tanto se requiere proporción adecuada o armonía entre las partes. Finalmente claridad o esplendor: de hecho consideramos bellas las cosas de colores nítidos o resplandecientes.

Tomás de Aquino, Summa Theologiae, 1, 39,8.

 

Ahora bien, para Tomás de Aquino la proporción no sólo es la disposición correcta de la materia, sino también la adaptación de la materia a la forma; en el sentido en que un cuerpo humano es proporcionado cuando adapta a la materia, las condiciones ideales de la humanidad.

 

Forma

“Materia y forma son necesariamente proporcionadas entre sí y por naturaleza correlativas; porque cada acto se produce en la propia materia”, Tomás de Aquino, Contra Gentiles, II, 8.

 

Por ello para Tomás de Aquino la proporción además de ser un ideal estético, es un valor ético, en el sentido de que la acción virtuosa es la realización de una justa proporción de palabras y actos según una ley racional y por eso hay que hablar también de belleza (o de infamia moral).

 

Belleza moral

“La belleza espiritual consiste en el hecho de que el comportamiento y los actos de una persona estén bien proporcionados según la luz de la razón”, Tomás de Aquino, Summa Theologiae, 1, 39,8.

 

Belleza moral, belleza moral, repetía yo una y otra vez en mi mente tratando de entender una idea que por lo demás me parece sumamente bella, valga la redundancia, y por lo mismo difícil de comprender. La proporción de nuestros comportamientos a la luz de la razón, la integridad, la congruencia justa entre las palabras y los actos; eso es la belleza moral y cuando se rompe esa armonía entre nuestro discurso y nuestra conducta lo que se obtiene es la infamia moral. Esta idea es la que quiero compartir con ustedes porque me dejó gratamente sorprendida, espero que a ustedes también.

 

¡Hasta pronto y nos seguimos leyendo!

¡Saludos! 

 

 

 

18 February, 201018 February, 2010 9 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

Pensamiento crítico

por Lourdes Aznavwrian

 

Hola nuevamente, quiero compartir con ustedes en este espacio la importancia que tiene tanto para la vida académica como para la vida cotidiana el desarrollo del pensamiento crítcico, pero ¿ qué es esto? El pensamiento crítico es una habilidad mental que nos permite interpretar ideas complejas, evaluar argumentos en función a su evidencia, distinguir entre algo que es razonable y algo que no lo es; en trabajos anteriores en este mismo espacio hemos visto estrategias para detectar argumentos válidos y también para identificar cuando nos están dando una buena razón; el pensamiento crítico parte de la reflexión, del cuestionamiento; nos permite mejorar la comprensión de un tema. Comprender implica dominar el lenguaje, observar lo que haces; cuando observas lo que haces nace en ti la experiencia de darte cuenta de lo que estás haciendo, de indagar, de cuestionarte; éstas son habilidades que permiten el desarrollo del pensamiento crítico; ahora bien ¿indagar y cuestionarnos sobre qué? Sobre nosotros mismos, sobre nuestra realidad, sobre nuestro entorno, sobre lo que suecede a nuestro alrededor; lo más importante en este proceso de indagación y cuestionamiento es que al responder  construyamos una opinión propia acerca del tema o el asunto que decidimos indagar; esta opinión es sumemente valiosa por una razón: es tu opinión. Cuando construyes tu propia opinión estás desarrollando el pensamiento crítico porque logras como resultado de la reflexión estructurar tu postura frente al tema. Cada vez con más frecuencia los medios de comunicación nos dan la información ya procesada e incluso nos invitan a que pasivamente adoptemos la opinión que el mismo medio tiene sobre algún tema, es decir que nos invitan a pensar no críticamente sino pasivamente; el pensmiento crítico es activo, propositivo y sobre todo creativo; busca opciones de solución y de respuesta e indaga, todo el tiempo está indagando a fin de poder formar una opinión única y auténtica.

 

 

Espero que hayas disfrutado de este escrito y que pueda ser de utilidad para ti; muchos saludos y

¡nos seguimos leyendo!

 

 

TagsTags: argumentación 
6 February, 20106 February, 2010 8 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

Necesitamos hacer la razón más emocional

y las emociones más inteligentes.

Mathew Lipman.

 

Buenas razones

Por Lourdes Aznavwrian.

 

Hola, con este texto quiero tratar un tema que da continuidad al tema de la argumentación. Las buenas razones; ¿qué son y cómo podemos identificarlas? Y ¿por qué nos interesa que una razón sea una buena razón? Bueno, básicamente porque nos interesa la verdad y dando buenas razones podemos aproximarnos más a la verdad que si no las damos, además nuestros argumentos siempre serán mejores si los basamos en buenas razones, porque una buena razón es una prueba o una demostración de lo que queremos afirmar, mientras que una que no lo es sólo persuade, pero no convence.

Las características de una buena razón  y que nos permiten identificarlas, serían las siguientes:

 

Que parta de los hechos; es decir que una buena razón debe basarse en hechos, por ejemplo, no es lo mimso que busquemos un refugio porque acabamos de escuchar en la radio que se acerca un huracán, que buscar ese refugio porque un personaje de alguna caricatura dijo que el cielo va a caerse. La advertencia de que se aproxima el huracán está basada en un hecho. Siempre una razón que está basada en un hecho será una mejor razón, que una que no lo está.

 

Pertinente; una razón es pertinente cuando guarda una estrecha relación con el tema que se está tratando y esa relación es sumamente clara.

 

Apoyo; una buena razón sirve de apoyo al tema del que estamos hablando y ese apoyo la vuelve una razón plausible e inteligente. Una raón que da sentido al tema del que se está hablando es una mejor razón que una que no lo da.

 

Familiaridad; una buena razón siemprese refiere a algo que nos es familiar respecto del tema del que se está hablando, una razón que se refiere a algo conocido es mejor que una que no lo hace.

 

A contiuación les presento un fragmento de un diálogo basado en buenas razones:

 

“Pero aquella noche, Tony Melillo daba vueltas en su cama y no podía dormirse. Tony estaba orgulloso de que encontraba la aritmética más fácil que la mayoría de los otros niños. Pero también le gustaba la Lengua. No tanto las narraciones. Lo que más le gustaba era la Gramática. En realidad, a pocos niños les gustaba la gramática, pero a Tony sí. Le gustaba ver cómo se conectaban entre sí, las diferentes partes de las oraciones.

 

-Puedes descomponer una oración exactamente igual que desarmas un despertador viejo y extiendes en el suelo todas las piezas delante de ti - le dijo una vez a Timmy samuels. Timmy siempre estaba preguntándole a Tony cómo se hacían los deberes de aritmética y de lengua.

 

Pero ahora Tony estaba pensando en el descubrimiento de Harry y en lo que pasó cuando probó con su padre.

 

- Papá... - le había dicho - ¿recuerdas lo que me dijiste el otro día de que todos los ingenieros tienen facilidad para las Matemáticas, y que por eso tengo que ser ingeniero?

 

El Señor Melillo cerró el periódico, se quitó las gafas, apagó el cigarrillo en el cenicero y finalmente contesto:

 

-Sí ¿por qué?

 

-Bueno - dijo Tony - es que, dijiste "todos los ingenieros tienen facilidad para las matemáticas". De acuerdo. Y tú eres ingeniero... así que ya se sabe lo que significa eso: eres bueno en matemáticas ¿no?

 

El Señor Melillo asintió con la cabeza y Tony continuó:

 

- Pero papá, de la oración "todos los ingenieros tienen facilidad para las matemáticas" no se deduce que yo también tenga que ser ingeniero, sólo porque resulta que me va bien en matemáticas.

 

-¿Por qué no? - preguntó el Señor Melillo

 

De pronto Tony se dió cuenta de que había olvidado la explicación de Harry. Se quedó desconcertado, temiendo que su padre volviera a abrir el periódico y se pusiera a leer. Entonces, con la misma prontitud se acordó.

 

-Porque una oración de esa clase no se puede invertir - dijo contento, y comenzó a explicar a su padre lo que le había dicho Harry.

 

El Señor Melillo escuchó pacientemente, y luego dijo:

 

- De acuerdo, pero yo soy un tipo que siempre quiere saber por qué las cosas son como son. Quiero que me expliques ahora ¿por qué las oraciones que empiezan con la palabra "todos" no se pueden invertir?

 

Tony movió la cabeza negativamente y admitió que no sabe por qué.

 

- Bueno, yo tampoco lo sé - dijo su padre - pero estoy dispuesto a intentar averiguarlo. Mirá vamos a hacer lo siguiente - saco del bolsillo un sobre viejo y se puso a escribir detrás - voy a dibujar un círculo grande y le voy a poner una etiqueta "personas que tienen facilidad para las matemáticas".

 

- Lo que quiero decir - continuó diciendo su padre - es que todos los que tienen facilidad para las matemáticas están dentro de este círculo, como si fuera una gran valla redonda o una cerca. Ahora voy a dibujar un segundo círculo dentro del primero. También voy a colocarle una etiqueta "personas que tienen facilidad para las matemáticas y además son ingenieros"

 

¿y qué significa eso? - preguntó Harry

 

- Esto significa que el círculo pequeño sólo encierra "ingenieros", pero que todos ellos tienen facilidad para las matemáticas porque también están dentro del círculo grande. Ahora, puedes ver cómo el círculo pequeño cabe dentro del grande, pero el grande no cabe dentro del pequeño.

 

Tony se quedó mirando a su padre y dijo:

 

- ¿quieres decir que esa es la razón porl a cuál no podemos invertir las oraciones que empiezan con "todos"? ¿ Porque se puede incluir un grupo pequeño de personas o cosas dentro de un grupo más grande, pero no un grupo grande dentro de uno más pequeño?

 

-Por lo visto, en eso consiste todo - contestó el padre

 

Tony dió una palmada sobre la mesa.

 

- Es como si dijera "todos los neoyorquinos son americanos".Eso de ningún modo significa que "todos los americanos sean neoyorquinos", porque "si Nueva York es parte de América; América no puede ser parte de Nueva York"

 

- También significa - dijo el Señor Melillo que aunque " esverdad que todos los ingenieros son hábiles para las matemáticas, no es cierto que todas las personas hábiles para las matemáticas sean ingenieros"

 

- ¡Entonces tenia razón! - exclamó Tony

 

- Tenías razón - dijo su padre con una sonrisa - tenías toda la razón.

 

El Señor Melillo se puso las gafas y volvió a leer el diario”.

 

Fragmento libro "El descubrimiento de Harry", Matthew Lipman; Ediciones del la Torre, Madrid: 1995.

 

Una última sugerencia, las buenas razones tienen un por qué, las que no son buenas razones no lo tienen y terminan siendo una imposición, por la fuerza, por medio de amenazas o bien de chantajes.

 

Saludos y ¡nos seguimos leyendo! 

TagsTags: argumentación 
3 February, 20103 February, 2010 19 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

¿Cómo elaborar un ensayo basado en argumentos?

Por Lourdes Aznavwrian

 

 

Hola de nuevo, a través de este pequeño escrito quiero compartir con ustedes una metodología para redactar un ensayo que se base en una argumentación sólida, ordenada y con una secuencia lógica que permita convencer al lector sobre algún tema que nos interese defender. 

Lo primero que debemos hacer es elegir el tema de nuestro ensayo y plantear una pregunta sobre el mismo; esa pregunta se convierte en el problema que vamos a tratar a lo largo de nuestro ensayo. De este tema es importante formular una breve introducción, por ejemplo:

 

"A lo largo de este ensayo argumentaré que la libertad de expresión es un derecho humano fundamental".

 

¿Qué notas en esta breve introducción? que el lenguaje es claro, conciso y que está libre de cualquier distractor, trata directamente el tema y plantea la posición que sostendrá a lo largo del ensayo. Estamos acostumbrados a leer entre mucha paja y a tener que identificar con muchos esfuerzos cuál es la postura del autor y me parece que es mucho mas sencillo tanto para nosotros como para el lector, platear la postura, el tema y lo que se va a defender con claridad y precisión desde el principio. 

 

 

 

 

 

 

 

Posteriormente debemos plantearnos una tesis; ésta la defenderemos a lo largo del ensayo y a esta defensa y descarga de pruebas va destinada nuestra argumentación. Ahora bien, ¿cómo obtenemos esa tesis? Dando respuesta a la pregunta que nos planteamos sobre el tema de nuestro ensayo; la tesis de nuestro ensayo será finalmente la conclusión de nuestro ensayo y por ello es recomendable que demos una respuesta negativa o positiva simple a la pregunta que con anterioridad nos planteamos.

Dado que ya cuentas con la conclusión de tu ensayo, lo que sigue será elaborar las afirmaciones que lo apoyan, es decir ofrecer las razones que apoyan el si o el no que respondiste a la pregunta planteada. Te aconsejo que elabores una lista con estas razones y elijas las que te parece que son las mejores, y ésas sean las que incluyas en tu ensayo. Una vez que las identifiques es con éstas con las que deberás formular tus argumentos que serán el centro de tu ensayo. 

Es importante que a lo largo del ensayo clarifiques en notas a pie de página los conceptos que te resulten claves para entender lo que estés planteando; porque muchas veces eso fortalece tu argumentación además de que hay que evitar todo motivo de ambigüedad.

Una vez que has expuesto tus mejores razones a favor de la repuesta a tu pregunta es importante que pienses en posibles contra argumentos a las ideas que defiendes a lo largo del ensayo y que los enuncies en oraciones breves y le des respuesta a cada uno de ellos a fin de que con ello tu postura sea más fuerte y sólida que cuando comenzaste el ensayo. 

¡Ya casi terminas! ahora lo único que falta es el cierre del ensayo que se elabora con una conclusión acerca del tema y ¡esa ya sabes cuál es! la respuesta que diste a la pregunta que planteaste sobre el tema, sólo que esta vez cuentas con el apoyo de las respuestas que diste a los contra argumentos y eso hace mucho más interesante tu ensayo. 

 

 

 

 

Sólo dos recomendaciones más:

1. Apoya siempre tus objeciones en argumentos, no respondas con prejuicios ante objeciones a lo que planteas en tu ensayo; no emplees arguementos falaces con tal de persuadir al oponente.

2. No afirmes más de lo quer has probado, es necesario tener muy claro lo que se probó y sus alcances, todo lo que rebase ese límite no hará más que debilitar tu argumentación.

 

Gracias y ¡nos seguimos leyendo! :)

TagsTags: argumentación 
26 January, 201026 January, 2010 27 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

¿Por qué es útil argumentar?*

por Lourdes Aznavwrian.

 

En el presente texto quiero mostrar cuál es la utilidad y la importancia de argumentar no sólo para nuestras actividades académicas sino también para la vida cotidiana. Antes que nada es necesario definir qué es la argumentación de la forma más clara y precisa posible, argumentar es dar razones a favor de una idea. Dice Anthony Weston en un extraordinario libro que les recomiendo que se llama Las claves de la argumentación que “algunas personas piensan que argumentar es simplemente exponer sus prejuicios bajo una nueva forma”, cito esto precisamente porque argumentar correctamente implica no hacerlo a través de prejuicios, al contrario, una buena argumentación implica dar razones que apoyen una conclusión y un prejuicio nunca podrá ser una buena razón. Si bien algunas conclusiones pueden apoyarse en buenas razones, habrá otras que se apoyen en razones mucho más débiles; pero ¿qué es una buena razón? Una buena razón es relevante, es decir que tiene que ver directamente con el tema que se busca defender o bien defender. Una buena razón nos convence porque es racionalmente aceptable. En este punto es importante mencionar que hay argumentos que siendo incorrectos son psicológicamente persuasivos, de los cuales habrá que cuidarse porque nos pueden engañar, esto argumentos se denominan falacias. Una buena estrategia para distinguir un argumento falaz de un buen argumento sería que un buen argumento ofrece razones de tal forma que nosotros podamos formarnos una opinión propia, que podamos tomar postura frente a algún tema, mientras que la falacia busca persuadirnos a fin de que pensemos como la falacia misma lo indica, es decir que busca persuadirnos de que pensemos igual. A continuación les ofreceré dos ejemplos para ilustrar un argumentos falaz (existen muchos tipos de falacias aquí abordaré uno a manera de ejemplo) y un argumento correcto:


Falacia de petición de principio

-¿Por qué se caen los objetos?

-Pues los objetos se caen , porque se caen


Argumento correcto

-¿Por qué se caen los objetos?

-Los objetos se caen debido a la fuerza de gravedad, la fuerza de gravedad es un fenómeno por el cual todos los objetos con una masa determinada se atraen entre ellos.

Esta atracción depende de la masa del objeto en cuestión; mientras más masa, mayor será la fuerza de atracción; esa es la razón por la que los objetos caen; porque la fuerza de atracción de la tierra siempre es mayor que la del objeto que vemos caer al suelo.

 

 

Ahora bien, para qué nos sirve argumentar; en la vida cotidiana nos sirve para tomar una postura frente a lo que pensamos, a lo que somos y a lo que vivimos, es importante poder formarnos una postura sólida frente a la realidad, a nosotros mismos y a los demás, para tomar decisiones fundamentadas en razones, porque decidimos todo el tiempo pero no siempre sabemos por qué lo decidimos o bien por qué una decisión era mejor que otra, argumentando podemos indagar las opciones con las que contamos al momento de tomar una decisión y una vez que hayamos indagado podemos evaluar las diferentes opciones a fin de tomar la mejor decisión posible; además argumentando y evaluando los argumentos que damos a favor de una decisión también es posible anticipar las posibles consecuencias de nuestra decisión y eso es muy útil al momento de querer saber qué decisión tomar; en el ámbito académico: para poder realizar investigaciones sólidas y fundamentadas y finalmente en los debates nos sirve para debatir opiniones o defender nuestras ideas.





A continuación les daré algunas sugerencias generales para poder construir un buen argumento:

1.    Lo primero que hay que hacer es preguntarse uno mismo ¿qué razones tengo para afirmar una conclusión?

2.    Una vez que identifique esas razones, es muy importante hacer una lista

3.    Revisar la lista de las razones con las que cuento y elegir las que a mi juicio son mejores para apoyar mi conclusión

4.    Comúnmente un buen argumento se escribe en dos párrafos, al principio se escribe la conclusión y después las razones que la apoyan; es importante que estas razones sean fiables, de otra forma serán premisas débiles

5.    Ser conciso y concreto: evitar usar términos confusos

6.    Es importante evitar el lenguaje emotivo, si buscamos influir en las emociones de nuestro interlocutor, eso significa que no queremos convencerlo con buenas razones, sino persuadirlo con chantajes emocionales

 

 

Estas son sólo algunas sugerencias muy generales para poder construir un argumento correcto, un ejemplo sería:

“Sea optimista. No resulta de mucha utilidad ser de otra manera”. Winston Churchill.

Este es un argumento porque Churchill está dando una razón de por qué ser optimista, su premisa es: no resulta de mucha utilidad ser de otra manera y su conclusión es: sea optimista.

Próximamente publicaré un breve escrito sobre la elaboración de un ensayo basado en argumentos que espero les sea de utilidad.

 

Saludos y ¡nos seguimos leyendo! :)

 

*Algunos ejemplos y sugerencias de este texto están basados en el texto “Las claves de la argumentación” de Anthony Weston, Ed Arial, Barcelona: 2008.

 

TagsTags: argumentación 
Results per page:
<< 1 2 3 >>
Description
aznavwrian
Posts: 26
Comments: 215
Problemas filosóficos
Tags
2 filosofía (2)
2 educación (2)
1 descarga (1)
1 cultura (1)
1 biblioteca (1)
1 nacimiento (1)
1 altruísmo (1)
1 filomeno (1)
1 digital (1)
1 maya (1)
1 cultural (1)
1 incluyente (1)
1 una (1)
1 demencia (1)
1 cuentos (1)
1 previene (1)
1 equidad (1)
1 libertad (1)
© 2013 Educación a Distancia, Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal
Jalapa #15, tercer piso, col. Roma. C.P. 06700, Delegación Cuauhtémoc, México, D.F. Teléfono: 50805700, extensión 2062.
Este sitio se ve mejor en Internet Explorer 7, Mozilla Firefox, Safari, Opera y Chrome. Resolución mínima de 1024 x 768.