Blogs - aznavwrian's blog / Cuestiones éticas y morales - Posts
27 March, 201027 March, 2010 8 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales

 

Ni demasiado, ni demasiado poco ¿entonces, cuánto?

Por Lourdes Aznavwrian

 

“Guerra intestina del hombre entre la razón y las pasiones

Si no tuviera más que la razón sin pasiones

Si no tuviera más que las pasiones sin razón

Pero, al tener lo uno y lo otro, no puede estar sin guerra, pues no

puede tener paz con lo uno sin tener guerra con lo otro

Así, está siempre dividido y opuesto a sí mismo”

Blaise Pascal.

 

 

 

 

 

Todos alguna vez nos hemos enfrentado al dilema de seguir nuestras pasiones o bien actuar en consecuencia de los dictados de la razón; a todos alguna vez nos han dicho, sé razonable; pero ¿en qué consiste serlo? ¿qué hacer con nuestros deseos y pasiones? Parece que esta última es la pregunta clave, y yo respondería; eligiendo, ¿eligiendo qué? Eligiendo, decidiendo; nosotos a diferencia de cualquier otro ser vivo en el planeta, tomamos decisiones, ejercemos constantemente nuestra voluntad; cualquiera puede calcular dónde estarán los planetas en este preciso instante el próximo milenio; gracias a Kepler, Newton y Einstein hoy sabemos que el movimiento del sistema solar está regido por las leyes de la física; pero nadie puede calcular donde estaremos tú o yo, en los próximos cinco minutos –esperaría que tú estuvieras leyendo esto; pero no lo puedo asegurar- como seres libres podemos elegir y eso que elegimos nos conduce a determinadas experiencias vitales, así que ¿ni demasiada pasión, ni poca? ¿ni demasiada racionalidad, ni poca? Tú decides cuánto, la libertad implica incluso autoimponernos límites; espero heberte dejado algo en qué pensar…

 

¡Muchos saludos y nos seguimos leyendo! 

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.

TagsTags: libertad elección 
25 March, 201025 March, 2010 4 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales

 

Quiero compartir con ustedes este decálogo que apareció en la revista Algarabía no. 46, me parece que urge cuidar este nuestro planeta que es de todos porque: 

¡Para vivir, no hay como la tierra!

 

DECÁLOGO DEL CIUDADANO

ECONSCIENTE


I. DESENCHUFARÁS TUS APARATOS Y CARGADORES

Aún apagados, la mayoría de los aparatos eléctricos consumen hasta ¡un tercio! De la energía que utilizan encendidos. Lo mismo pasa con los cargadores de los teléfonos celulares.

 

II. SUSTITUIRÁS LOS FOCOS TRADICIONALES POR FOCOS AHORRADORES DE LUZ

Los focos ahorradores de luz tienen una vida útil de 6 a 10 veces más larga que la de los focos tradicionales, por lo que, a la larga, resulta mucho más barato utilizarlos.

 

III. EVITARÁS EL USO DE BOLSAS DE PLÁSTICO

Lleva al supermercado tus bolsas del mandado o de tela

para que empaquen tus compras en ellas. Las bolsas de plástico no son biodegradables, mientras que en la elaboración de las de papel se gasta mucha energía.

 

IV. RECICLARÁS EL PAPEL

Al imprimir sobre ambos lados de las hojas, contribuyes a

salvar la vida de varios árboles, así como a reducir la basura que se genera en tu lugar de trabajo.

 

V. COMPARTIRÁS TU COCHE

Además de que reduces la emisión

de contaminantes, viajar acompañado es más divertido y fortalece tus relaciones interpersonales.

 

VI. UTILIZARÁS MEDIOS ALTERNATIVOS DE TRANSPORTE

Usar tu bicicleta es una buena idea, pues no emite contaminantes y beneficia tu salud, lo mismo que caminar, patinar o utilizar transporte público.

 

VII. SEPARARÁS LA BASURA

Cuando separas la basura en orgánica e inorgánica,

contribuyes a que algunos materiales se reutilicen más fácilmente.

 

VIII. DISMINUIRÁS TU CONSUMO DE AGUA

Reducir el tiempo en que te bañas puede ahorrar varios miles de litros de agua al año. Lo mismo sucede si cierras la llave cuando te enjabonas as manos o los trastes.

 

IX. PLANTARÁS UN ÁRBOL

Un árbol es capaz de absorber

 una tonelada de dióxido de carbono en su vida,

además de que nos regala grandes cantidades de oxígeno.

 

X. COMPARTIRÁS TODOS ESTOS TIPS CON TODOS TUS CONOCIDOS Y AMIGOS

Es importante enseñar a familiares y amigos a adoptar este decálogo, para que ellos también cuiden del medio ambiente y enseñen a otros a hacerlo.

 

 

 

¡Nos seguimos leyendo! Muchos saludos, Lourdes :)

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.

TagsTags: decálogo 
17 March, 201017 March, 2010 5 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales

 

Felicidad perdurable y alegría duradera

por Lourdes Aznavwrian

 

 Hola, me da mucho gusto saludarlos nuevamente, esta vez quiero hablarles sobre una idea profundamente valiosa, la felicidad que perdura, mi objetivo es no sólo que disfruten de esta lectura y sino todo que encuentren en su vida una aplicación práctica de esta idea. Sé que nadie tiene la última palabra en este tipo de temas, pero me parece que hay muchas ideas filosóficas que al menos pueden orientarnos en lo que es valioso en la vida, en este caso, se trata de una propuesta que busca conducirnos hacia una felicidad que dependa únicamente de nosotros y por ello pueda durar.

¿Somos capaces de alcanzar una felicidad duradera? Yo respondería que si, pero ¿cómo podemos hacerla durar?.



“Existe una clase de felicidad sostenible o perdurable que no depende de cosas externas ni de otras personas, sino de la mejora personal a través de la práctica de la virtud”.[1]


 

 

 

 

Eso es lo que no podemos perder jamás, esta clase de felicidad que de quien depende es sólo de nosotros mismos, podemos perderlo todo desde el punto de vista material y físico, pero lo que no podemos perder es la fuente de esa felicidad sostenible, perdurable; porque es nuestra realización como personas. Decía Aristóteles que si moríamos realizados, habíamos tenido una vida buena, la mejor posible. La mejor posible…eso es lo que en su ética Aristóteles quiso transmitirnos, el mejor modo de vida posible. Pero volviendo a la idea de una felicidad perdurable, es una idea sumamente atractiva sobre todo debido a que vivimos en un mundo en que todo se desecha, dura poco, satisface un rato y se termina. Educamos nuestras sensaciones a que éstas sean sólo pasajeras, intensas, sí, pero efímeras. Las ideas son ahora correctas no porque se acerquen un poco más a la verdad, sino porque conviene su corrección a la situación que debemos resolver en el momento.

 

 

 

 

Pero la realización de la que habla Aristóteles es diferente, no se refiere a esa búsqueda de la felicidad en el placer y en la euforia, esa forma de sentirse bien termina por volver desgraciadas a las personas porque llega un punto en que esa satisfacción se convierte en insatisfacción. Es decir que si saciamos nuestros deseos una y otra y otra vez, llega un punto en que “nuestro deseo se transforma en aversión, el placer se convierte en displacer, irónicamente al ser satisfecho”[2]. Es como si al saciar una y otra vez ese deseo, se quedara uno de pronto vacío, pero porque la forma de saciarlo es ajena a uno mismo, depende de algo externo y así, la euforia y el deseo no perduran, son temporales y uno sólo transita de la euforia a la disforia. La apuesta entonces no es el placer momentáneo sino la alegría duradera. Pero ¿cómo lograrla? ¡Viviendo con autenticidad! o como dice Kant en ese hermosísimo texto de ¿Qué es la ilustración?  ¡Atrévete a pensar por ti mismo! Y ambas expresiones deben ser imperativas, debemos aspirar a hacer lo que más sentido tenga en nuestras vidas, serle leal a nuestras aspiraciones más íntimas, hacer lo que sea que hagamos esforzándonos por hacerlo bien, por el simple placer de sentirnos realizados, no por un reconocimiento externo que sólo compensa temporalmente, sino por la alegría de ser nosotros los que lo estamos haciendo lo mejor que podemos, por la alegría de ser auténticamente nosotros mismos. 

 

¡Muchos saludos y nos seguimos leyendo!



[1] Lou Marinoff, El ABC de la felicidad, p.103.Ed Zeta de Bolsillo, España: 2007.

[2] Íbidem, p. 104.

 Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.

TagsTags: felicidad 
3 March, 20103 March, 2010 6 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales


 

Epicteto un aliento de vida serena

 por Lourdes Aznavwrian.

 

"Concededme la serenidad

para aceptar las cosas

que no puedo cambiar,

el valor para cambiar

las que sí puedo

 y la sabiduría para

establecer esta diferencia".

 

La filosofía estoica nos brinda unas lecciones de vida que si bien por nuestro apego con el mundo, sus objetos y algunos de los seres que lo pueblan la mayoría de nosotros no podemos llevar a la práctica, al menos creo que vale mucho la pena detenerse un momento a meditar acerca de lo que dijo este gran pensador, de hecho es sumamente conveniente leer el Manual de Epicteto antes de dormir, al menos a mi me deja con una sensación de ligereza que permite que tenga un sueño apacible.

Epicteto fue durante casi toda su vida esclavo en Roma. Sus enseñanzas se conservan gracias a Arriano, discípulo suyo y se encuentran expresadas en el Manual de Epicteto y en los Discursos.

Además del énfasis en la necesidad y la gran utilidad del autoconocimiento, la virtud de la razón estoica consiste en la ataraxía o imperturbabilidad, la apatía o desapasionamiento y las eupatías o buenos sentimientos. Lo que resulta interesante es cómo podemos lograr esta imperturbabilidad, desapasionamiento y buenos sentimientos. Esto se logra a través de una distinción que parece muy clara a simple vista, pero que, pienso que no nos es tan automático aplicarla a nuestra vida cotidiana a fin de vivir si no imperturbables, al menos despreocupados de aquello que no podemos resolver, que escapa a nuestra capacidad de decisión. Según Epicteto una buena vida es posible a partir del autoconocimiento porque éste nos permite discernir entre aquello que depende de nosotros y lo que no depende de nosotros y que por tanto nos obliga a aceptar el destino con serenidad.

 

"Advierte que el fin del desear es obtener lo que se desea, y el fin de la aversión es huir de lo que se pretende evitar. Y como es desdichado el que se ve frustrado de lo que desea, así es miserable el que cae en lo que mas piensa evitar. Por lo cual, si tienes aversión solamente de lo que depende de ti (como las falsas opiniones), asegúrate que no caerás jamás en lo que aborreces. Pero si tienes aversión de lo que no depende de ti (como son las enfermedades, la muerte y la pobreza), no dudes que serás miserable, pues no las puedes evitar, y has de caer infaliblemente en ellas". Manual de Epicteto.

 

Cuando nosotros deseamos modificar algo que no depende de nosotros sufrimos mucho porque nos frustramos pensando que no hicimos todo lo que pudimos haber hecho.

 

 


Pero si tenemos presente esa distinción, esa frustración pierde sentido por completo, ya que no vale la pena desgastarse por aquello que no podemos controlar o resolver y no es poco ¿te has detenido a pensar en la cantidad de cosas que no dependen de nosotros y de las cuales muchas veces nos angustiamos? Elabora una lista y verás que muchas de ellas escapan a nuestra voluntad  y despreocúpate de ellas. Si logramos establecer correctamente la diferencia entre aquello que depende de nuestra voluntad y lo que no depende de ella, podremos dejar de sufrir o de preocuparnos por lo que no podemos resolver y que seguirá su curso hagamos lo que hagamos.


 Gracias, saludos y ¡nos seguimos leyendo!

 

TagsTags: epicteto 
23 February, 201023 February, 2010 8 comments Cuestiones éticas y morales Cuestiones éticas y morales

 

 

 

Belleza moral

 por Lourdes Aznavwrian Salas

 

 

 Hace unos días leyendo el trabajo de un alumno del bachillerato me recordó la idea de la belleza moral en su escrito y decidí que debía compartirla con ustedes, porque es en verdad interesante y al menos para mi conmovedora, espero que para ustedes también. 

A lo largo de la historia del arte hay una idea que desde los griegos hasta la actualidad, se ha mantenido como ideal estético: la proporción. Si observamos muchas expresiones del arte medieval y las comparamos con los modelos del arte griego, nos parece difícil pensar que las estatuas o las construcciones encarnaran criterios de proporción, cuando además es en el Renacimiento que se les juzgará como toscas y desproporcionadas.

El hecho es que la teoría de la proporción siempre ha estado vinculada a la concepción de belleza. Parece que en todos los siglos se ha hablado de la belleza de la proporción o bien de la proporción de la belleza. Pero es según la época, a pesar de los principios geométricos y aritméticos, que este sentido de la proporción cambia.

 

 

Dios mide el mundo con un compás, 1250 D.C.

 

Si bien es posible afirmar que debe haber una relación exacta entre la longitud de los dedos y la de la mano, y entre esta y el resto del cuerpo, establecer cuál es esa relación, es una cuestión de gusto que cambia con los siglos. Pero esta vez quiero detenerme en la Edad Media, en la fase más madura del pensamiento medieval, Tomás de Aquino afirma que para que haya belleza, es necesario que exista no sólo la proporción, sino también la integridad (es decir, que cada objeto tenga las partes que le corresponden, de ahí que consideraran feo un cuerpo que estaba mutilado) y la claridad, porque se consideraba bello un objeto que tenía colores nítidos.

 

Proporción

“Lo bello consiste en la debida proporción, porque los sentidos se deleitan con las cosas bien proporcionadas”, Tomás de Aquino, Summa Theologiae, 1, 5,4.

 

Claridad

“En efecto, para la belleza se requieren tres dotes. En primer lugar la integridad o perfección; porque las cosas incompletas, precisamente en cuanto tales, son deformes. Por tanto se requiere proporción adecuada o armonía entre las partes. Finalmente claridad o esplendor: de hecho consideramos bellas las cosas de colores nítidos o resplandecientes.

Tomás de Aquino, Summa Theologiae, 1, 39,8.

 

Ahora bien, para Tomás de Aquino la proporción no sólo es la disposición correcta de la materia, sino también la adaptación de la materia a la forma; en el sentido en que un cuerpo humano es proporcionado cuando adapta a la materia, las condiciones ideales de la humanidad.

 

Forma

“Materia y forma son necesariamente proporcionadas entre sí y por naturaleza correlativas; porque cada acto se produce en la propia materia”, Tomás de Aquino, Contra Gentiles, II, 8.

 

Por ello para Tomás de Aquino la proporción además de ser un ideal estético, es un valor ético, en el sentido de que la acción virtuosa es la realización de una justa proporción de palabras y actos según una ley racional y por eso hay que hablar también de belleza (o de infamia moral).

 

Belleza moral

“La belleza espiritual consiste en el hecho de que el comportamiento y los actos de una persona estén bien proporcionados según la luz de la razón”, Tomás de Aquino, Summa Theologiae, 1, 39,8.

 

Belleza moral, belleza moral, repetía yo una y otra vez en mi mente tratando de entender una idea que por lo demás me parece sumamente bella, valga la redundancia, y por lo mismo difícil de comprender. La proporción de nuestros comportamientos a la luz de la razón, la integridad, la congruencia justa entre las palabras y los actos; eso es la belleza moral y cuando se rompe esa armonía entre nuestro discurso y nuestra conducta lo que se obtiene es la infamia moral. Esta idea es la que quiero compartir con ustedes porque me dejó gratamente sorprendida, espero que a ustedes también.

 

¡Hasta pronto y nos seguimos leyendo!

¡Saludos! 

 

 

 

Description
aznavwrian
Posts: 26
Comments: 231
Problemas filosóficos
Tags
1 decálogo (1)
1 libertad (1)
1 elección (1)
1 felicidad (1)
1 epicteto (1)
1 éticas (1)
1 morales (1)
1 cuestiones (1)
© 2014 Subdirección de Bachillerato a Distancia, Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal
Jalapa #15, tercer piso, col. Roma. C.P. 06700, Delegación Cuauhtémoc, México, D.F. Teléfono: 50805700, extensión 2062.
Este sitio se ve mejor en Internet Explorer 7, Mozilla Firefox, Safari, Opera y Chrome. Resolución mínima de 1024 x 768.