Blogs - aznavwrian's blog / Cuestiones filosóficas - Posts
17 March, 201017 March, 2010 7 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

Los Sofistas y la introducción de la humildad intelectual

en el pensamiento occidental

 por Lourdes Aznavwrian Salas

 

Los principales adelantos de la civilización son

siempre procesos que están a punto de hacer

naufragar las sociedades en las que se producen.

 

A.N. Whitehead

 

 

Hay un par de filósofos presocráticos, por mencionar sólo a los más famosos, Gorgias y Protágoras, llamados Sofistas que han tenido una mala acogida a lo largo de la tradición filosófica. Esto es así porque creo yo, generaron un cambio de mentalidad para el que los pensadores no sólo de la época sino incluso pensadores actuales, no están preparados. Los así llamados Sofistas crearon una forma de ver el mundo que la tradición filosófica llama relativismo. El relativismo ha jugado un papel crítico importante a lo largo de la historia de la filosofía, pero es también mal visto porque no permite hablar de verdades absolutas, de ideas indubitables, de certeza e incluso de la posibilidad del conocimiento. De alguna manera no nos permite pensar en muchas cosas que hacen más llevadera la existencia, porque no hay como la seguridad de pensar y creer que aquello que nosotros sabemos es absolutamente verdadero e indudable. En realidad, a lo largo de este breve escrito, lo que quiero es presentarles la línea de pensamiento de los sofistas que nos han legado algo por de más valioso: poder pensar que las cosas pueden ser de otra manera y concebir nuestro criterio como algo que tiene una influencia real en el mundo.

El término Sofista proviene (del griego sophia, \"sabiduría\" y sophos (\"sabio\"). En la Grecia clásica, se denominaba así a quien ejercía la profesión de enseñar la sabiduría. Sophos y Sophia se atribuía a quien disponía de una \"inteligencia práctica\" y era un experto y sabio en un sentido genérico. Después se incorporó al significado del término a aquellos que le dan alguna utilidad a lo sabido. Más tarde se le da un significado despectivo al término sophos asimilándolo a \"charlatán\".

El uso peyorativo del término Sofista empezó a emplearse durante el siglo V a. C debido al hecho de que los educadores y maestros recibían una remuneración por su trabajo.

El desprecio con el que los sofistas eran tratados en ocasiones no nacía del hecho mismo de recibir una remuneración, sino de hacerlo, sobre todo, por la formación en el llamado areté, el arte de la política y la ciudadanía, que incluía todas las técnicas persuasivas para hacerse un lugar en la administración de la polis. Aprender este arte de la política era de suma importancia porque después de las Guerras Médicas, que enfrentaron a las ciudades y a las colonias griegas con los medos y los persas, hacia el Siglo V A.C. varias de esas ciudades adoptaron el sistema político de la “polis” o la democracia; que significaba reconocer a todos los ciudadanos libres y con la obligación de participar en el gobierno. Aprendiendo entonces el arte de la política se tenía asegurada la participación en el gobierno.



Lo más característico de los sofistas era su habilidad para convencer a su auditorio de algo y de inmediato demostrar lo contrario.

Pero el objetivo de estas argumentaciones no era, como se ha querido pensar, un desprecio por LA VERDAD, sino la creencia de que en la medida en que alguien posea mejores conocimientos entonces podrá cumplir mejor con sus deberes como ciudadano. Platón criticará en muchos de sus diálogos la labor de los Sofistas por su pretensión de enseñar la virtud, cuando nadie en su opinión, desde un saber como el del discurso retórico, puede hacerlo. La primera exigencia de esa areté era el dominio de las palabras para ser capaz de persuadir a otros. \"Poder convertir en sólidos y fuertes los argumentos más débiles\", dice Protágoras. Gorgias dice que con las palabras se puede envenenar y embelesar. Se trata, pues, de adquirir el dominio de razonamientos engañosos sin preocuparse por la verdad sino por los intereses que se quieran satisfacer por medio de la persuasión. Llamaban a ese arte \"conducción de almas\". Platón lo considera como una \"captura\" de almas porque se sometía al interlocutor a lo que Parménides denominaba doxa, es decir a la opinión sin fundamento, ignorando la episteme que para Platón consistirá en un conocimiento verdadero y justificado.

Ahí comienza, en los diálogos de Platón, este ideal de conocimiento que se ha mantenido hasta la actualidad y que es además el ideal adoptado por la ciencia: contar con un conocimiento objetivo, verdadero y justificado. El criterio entonces para poder considerar legítimo al conocimiento es que sea lo más ajeno al sujeto que lo produce, ya que, la subjetividad no basta para hablar de verdad y de justificación. Pero, los llamados Sofistas justamente señalan las limitaciones que tenemos para poder siquiera hablar de objetividad y verdad absolutas precisamente porque somos sujetos, los sujetos de conocimiento.

 

 

 

Con los Sofistas nace el escepticismo y el relativismo, la duda sistemática acera de cuáles son los límites de nuestro conocimiento, una duda que tiene como trasfondo una postura humilde ante la vida ya que ellos no creían que el ser humano fuese capaz de conocer una verdad válida para todos. Cada quien tiene \"su\" verdad, dice Protágoras “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son y de las que no son en cuanto que no son”.

De Aristóteles, el padre de la lógica y de quien se dice que hizo a los hombres racionales, provendrá también el sentido peyorativo del término sofista entendido como alguien que utiliza el sofisma para razonar. Un sofisma es una refutación aparente, con el objetivo de defender algo falso confundiendo al interlocutor, mediante una trampa a lo largo de la argumentación que puede consistir, o bien en ofrecer premisas falsas como verdaderas, o bien en llegar a partir de premisas verdaderas a conclusiones que no se siguen realmente de dichas premisas, es decir elaborar un argumento inválido desde el punto de vista de la lógica formal.

 

Un ejemplo de sofisma es el siguiente:

 

No todo lo que brilla es oro

El oro brilla

Luego, el oro no es oro.

 

En la Grecia clásica la capacidad de emplear sofismas en los argumentos era alabado como una habilidad retórica, por lo que la sofística gozó de gran éxito durante el siglo V a. de C.

 

Espero que hayan disfrutado de los sofistas y los sofismas, saludos y ¡nos seguimos leyendo!

TagsTags: sofistas 
18 February, 201018 February, 2010 10 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

Pensamiento crítico

por Lourdes Aznavwrian

 

Hola nuevamente, quiero compartir con ustedes en este espacio la importancia que tiene tanto para la vida académica como para la vida cotidiana el desarrollo del pensamiento crítcico, pero ¿ qué es esto? El pensamiento crítico es una habilidad mental que nos permite interpretar ideas complejas, evaluar argumentos en función a su evidencia, distinguir entre algo que es razonable y algo que no lo es; en trabajos anteriores en este mismo espacio hemos visto estrategias para detectar argumentos válidos y también para identificar cuando nos están dando una buena razón; el pensamiento crítico parte de la reflexión, del cuestionamiento; nos permite mejorar la comprensión de un tema. Comprender implica dominar el lenguaje, observar lo que haces; cuando observas lo que haces nace en ti la experiencia de darte cuenta de lo que estás haciendo, de indagar, de cuestionarte; éstas son habilidades que permiten el desarrollo del pensamiento crítico; ahora bien ¿indagar y cuestionarnos sobre qué? Sobre nosotros mismos, sobre nuestra realidad, sobre nuestro entorno, sobre lo que suecede a nuestro alrededor; lo más importante en este proceso de indagación y cuestionamiento es que al responder  construyamos una opinión propia acerca del tema o el asunto que decidimos indagar; esta opinión es sumemente valiosa por una razón: es tu opinión. Cuando construyes tu propia opinión estás desarrollando el pensamiento crítico porque logras como resultado de la reflexión estructurar tu postura frente al tema. Cada vez con más frecuencia los medios de comunicación nos dan la información ya procesada e incluso nos invitan a que pasivamente adoptemos la opinión que el mismo medio tiene sobre algún tema, es decir que nos invitan a pensar no críticamente sino pasivamente; el pensmiento crítico es activo, propositivo y sobre todo creativo; busca opciones de solución y de respuesta e indaga, todo el tiempo está indagando a fin de poder formar una opinión única y auténtica.

 

 

Espero que hayas disfrutado de este escrito y que pueda ser de utilidad para ti; muchos saludos y

¡nos seguimos leyendo!

 

 

TagsTags: argumentación 
6 February, 20106 February, 2010 9 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

Necesitamos hacer la razón más emocional

y las emociones más inteligentes.

Mathew Lipman.

 

Buenas razones

Por Lourdes Aznavwrian.

 

Hola, con este texto quiero tratar un tema que da continuidad al tema de la argumentación. Las buenas razones; ¿qué son y cómo podemos identificarlas? Y ¿por qué nos interesa que una razón sea una buena razón? Bueno, básicamente porque nos interesa la verdad y dando buenas razones podemos aproximarnos más a la verdad que si no las damos, además nuestros argumentos siempre serán mejores si los basamos en buenas razones, porque una buena razón es una prueba o una demostración de lo que queremos afirmar, mientras que una que no lo es sólo persuade, pero no convence.

Las características de una buena razón  y que nos permiten identificarlas, serían las siguientes:

 

Que parta de los hechos; es decir que una buena razón debe basarse en hechos, por ejemplo, no es lo mimso que busquemos un refugio porque acabamos de escuchar en la radio que se acerca un huracán, que buscar ese refugio porque un personaje de alguna caricatura dijo que el cielo va a caerse. La advertencia de que se aproxima el huracán está basada en un hecho. Siempre una razón que está basada en un hecho será una mejor razón, que una que no lo está.

 

Pertinente; una razón es pertinente cuando guarda una estrecha relación con el tema que se está tratando y esa relación es sumamente clara.

 

Apoyo; una buena razón sirve de apoyo al tema del que estamos hablando y ese apoyo la vuelve una razón plausible e inteligente. Una raón que da sentido al tema del que se está hablando es una mejor razón que una que no lo da.

 

Familiaridad; una buena razón siemprese refiere a algo que nos es familiar respecto del tema del que se está hablando, una razón que se refiere a algo conocido es mejor que una que no lo hace.

 

A contiuación les presento un fragmento de un diálogo basado en buenas razones:

 

“Pero aquella noche, Tony Melillo daba vueltas en su cama y no podía dormirse. Tony estaba orgulloso de que encontraba la aritmética más fácil que la mayoría de los otros niños. Pero también le gustaba la Lengua. No tanto las narraciones. Lo que más le gustaba era la Gramática. En realidad, a pocos niños les gustaba la gramática, pero a Tony sí. Le gustaba ver cómo se conectaban entre sí, las diferentes partes de las oraciones.

 

-Puedes descomponer una oración exactamente igual que desarmas un despertador viejo y extiendes en el suelo todas las piezas delante de ti - le dijo una vez a Timmy samuels. Timmy siempre estaba preguntándole a Tony cómo se hacían los deberes de aritmética y de lengua.

 

Pero ahora Tony estaba pensando en el descubrimiento de Harry y en lo que pasó cuando probó con su padre.

 

- Papá... - le había dicho - ¿recuerdas lo que me dijiste el otro día de que todos los ingenieros tienen facilidad para las Matemáticas, y que por eso tengo que ser ingeniero?

 

El Señor Melillo cerró el periódico, se quitó las gafas, apagó el cigarrillo en el cenicero y finalmente contesto:

 

-Sí ¿por qué?

 

-Bueno - dijo Tony - es que, dijiste "todos los ingenieros tienen facilidad para las matemáticas". De acuerdo. Y tú eres ingeniero... así que ya se sabe lo que significa eso: eres bueno en matemáticas ¿no?

 

El Señor Melillo asintió con la cabeza y Tony continuó:

 

- Pero papá, de la oración "todos los ingenieros tienen facilidad para las matemáticas" no se deduce que yo también tenga que ser ingeniero, sólo porque resulta que me va bien en matemáticas.

 

-¿Por qué no? - preguntó el Señor Melillo

 

De pronto Tony se dió cuenta de que había olvidado la explicación de Harry. Se quedó desconcertado, temiendo que su padre volviera a abrir el periódico y se pusiera a leer. Entonces, con la misma prontitud se acordó.

 

-Porque una oración de esa clase no se puede invertir - dijo contento, y comenzó a explicar a su padre lo que le había dicho Harry.

 

El Señor Melillo escuchó pacientemente, y luego dijo:

 

- De acuerdo, pero yo soy un tipo que siempre quiere saber por qué las cosas son como son. Quiero que me expliques ahora ¿por qué las oraciones que empiezan con la palabra "todos" no se pueden invertir?

 

Tony movió la cabeza negativamente y admitió que no sabe por qué.

 

- Bueno, yo tampoco lo sé - dijo su padre - pero estoy dispuesto a intentar averiguarlo. Mirá vamos a hacer lo siguiente - saco del bolsillo un sobre viejo y se puso a escribir detrás - voy a dibujar un círculo grande y le voy a poner una etiqueta "personas que tienen facilidad para las matemáticas".

 

- Lo que quiero decir - continuó diciendo su padre - es que todos los que tienen facilidad para las matemáticas están dentro de este círculo, como si fuera una gran valla redonda o una cerca. Ahora voy a dibujar un segundo círculo dentro del primero. También voy a colocarle una etiqueta "personas que tienen facilidad para las matemáticas y además son ingenieros"

 

¿y qué significa eso? - preguntó Harry

 

- Esto significa que el círculo pequeño sólo encierra "ingenieros", pero que todos ellos tienen facilidad para las matemáticas porque también están dentro del círculo grande. Ahora, puedes ver cómo el círculo pequeño cabe dentro del grande, pero el grande no cabe dentro del pequeño.

 

Tony se quedó mirando a su padre y dijo:

 

- ¿quieres decir que esa es la razón porl a cuál no podemos invertir las oraciones que empiezan con "todos"? ¿ Porque se puede incluir un grupo pequeño de personas o cosas dentro de un grupo más grande, pero no un grupo grande dentro de uno más pequeño?

 

-Por lo visto, en eso consiste todo - contestó el padre

 

Tony dió una palmada sobre la mesa.

 

- Es como si dijera "todos los neoyorquinos son americanos".Eso de ningún modo significa que "todos los americanos sean neoyorquinos", porque "si Nueva York es parte de América; América no puede ser parte de Nueva York"

 

- También significa - dijo el Señor Melillo que aunque " esverdad que todos los ingenieros son hábiles para las matemáticas, no es cierto que todas las personas hábiles para las matemáticas sean ingenieros"

 

- ¡Entonces tenia razón! - exclamó Tony

 

- Tenías razón - dijo su padre con una sonrisa - tenías toda la razón.

 

El Señor Melillo se puso las gafas y volvió a leer el diario”.

 

Fragmento libro "El descubrimiento de Harry", Matthew Lipman; Ediciones del la Torre, Madrid: 1995.

 

Una última sugerencia, las buenas razones tienen un por qué, las que no son buenas razones no lo tienen y terminan siendo una imposición, por la fuerza, por medio de amenazas o bien de chantajes.

 

Saludos y ¡nos seguimos leyendo! 

TagsTags: argumentación 
3 February, 20103 February, 2010 20 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

¿Cómo elaborar un ensayo basado en argumentos?

Por Lourdes Aznavwrian

 

 

Hola de nuevo, a través de este pequeño escrito quiero compartir con ustedes una metodología para redactar un ensayo que se base en una argumentación sólida, ordenada y con una secuencia lógica que permita convencer al lector sobre algún tema que nos interese defender. 

Lo primero que debemos hacer es elegir el tema de nuestro ensayo y plantear una pregunta sobre el mismo; esa pregunta se convierte en el problema que vamos a tratar a lo largo de nuestro ensayo. De este tema es importante formular una breve introducción, por ejemplo:

 

"A lo largo de este ensayo argumentaré que la libertad de expresión es un derecho humano fundamental".

 

¿Qué notas en esta breve introducción? que el lenguaje es claro, conciso y que está libre de cualquier distractor, trata directamente el tema y plantea la posición que sostendrá a lo largo del ensayo. Estamos acostumbrados a leer entre mucha paja y a tener que identificar con muchos esfuerzos cuál es la postura del autor y me parece que es mucho mas sencillo tanto para nosotros como para el lector, platear la postura, el tema y lo que se va a defender con claridad y precisión desde el principio. 

 

 

 

 

 

 

 

Posteriormente debemos plantearnos una tesis; ésta la defenderemos a lo largo del ensayo y a esta defensa y descarga de pruebas va destinada nuestra argumentación. Ahora bien, ¿cómo obtenemos esa tesis? Dando respuesta a la pregunta que nos planteamos sobre el tema de nuestro ensayo; la tesis de nuestro ensayo será finalmente la conclusión de nuestro ensayo y por ello es recomendable que demos una respuesta negativa o positiva simple a la pregunta que con anterioridad nos planteamos.

Dado que ya cuentas con la conclusión de tu ensayo, lo que sigue será elaborar las afirmaciones que lo apoyan, es decir ofrecer las razones que apoyan el si o el no que respondiste a la pregunta planteada. Te aconsejo que elabores una lista con estas razones y elijas las que te parece que son las mejores, y ésas sean las que incluyas en tu ensayo. Una vez que las identifiques es con éstas con las que deberás formular tus argumentos que serán el centro de tu ensayo. 

Es importante que a lo largo del ensayo clarifiques en notas a pie de página los conceptos que te resulten claves para entender lo que estés planteando; porque muchas veces eso fortalece tu argumentación además de que hay que evitar todo motivo de ambigüedad.

Una vez que has expuesto tus mejores razones a favor de la repuesta a tu pregunta es importante que pienses en posibles contra argumentos a las ideas que defiendes a lo largo del ensayo y que los enuncies en oraciones breves y le des respuesta a cada uno de ellos a fin de que con ello tu postura sea más fuerte y sólida que cuando comenzaste el ensayo. 

¡Ya casi terminas! ahora lo único que falta es el cierre del ensayo que se elabora con una conclusión acerca del tema y ¡esa ya sabes cuál es! la respuesta que diste a la pregunta que planteaste sobre el tema, sólo que esta vez cuentas con el apoyo de las respuestas que diste a los contra argumentos y eso hace mucho más interesante tu ensayo. 

 

 

 

 

Sólo dos recomendaciones más:

1. Apoya siempre tus objeciones en argumentos, no respondas con prejuicios ante objeciones a lo que planteas en tu ensayo; no emplees arguementos falaces con tal de persuadir al oponente.

2. No afirmes más de lo quer has probado, es necesario tener muy claro lo que se probó y sus alcances, todo lo que rebase ese límite no hará más que debilitar tu argumentación.

 

Gracias y ¡nos seguimos leyendo! :)

TagsTags: argumentación 
26 January, 201026 January, 2010 27 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

¿Por qué es útil argumentar?*

por Lourdes Aznavwrian.

 

En el presente texto quiero mostrar cuál es la utilidad y la importancia de argumentar no sólo para nuestras actividades académicas sino también para la vida cotidiana. Antes que nada es necesario definir qué es la argumentación de la forma más clara y precisa posible, argumentar es dar razones a favor de una idea. Dice Anthony Weston en un extraordinario libro que les recomiendo que se llama Las claves de la argumentación que “algunas personas piensan que argumentar es simplemente exponer sus prejuicios bajo una nueva forma”, cito esto precisamente porque argumentar correctamente implica no hacerlo a través de prejuicios, al contrario, una buena argumentación implica dar razones que apoyen una conclusión y un prejuicio nunca podrá ser una buena razón. Si bien algunas conclusiones pueden apoyarse en buenas razones, habrá otras que se apoyen en razones mucho más débiles; pero ¿qué es una buena razón? Una buena razón es relevante, es decir que tiene que ver directamente con el tema que se busca defender o bien defender. Una buena razón nos convence porque es racionalmente aceptable. En este punto es importante mencionar que hay argumentos que siendo incorrectos son psicológicamente persuasivos, de los cuales habrá que cuidarse porque nos pueden engañar, esto argumentos se denominan falacias. Una buena estrategia para distinguir un argumento falaz de un buen argumento sería que un buen argumento ofrece razones de tal forma que nosotros podamos formarnos una opinión propia, que podamos tomar postura frente a algún tema, mientras que la falacia busca persuadirnos a fin de que pensemos como la falacia misma lo indica, es decir que busca persuadirnos de que pensemos igual. A continuación les ofreceré dos ejemplos para ilustrar un argumentos falaz (existen muchos tipos de falacias aquí abordaré uno a manera de ejemplo) y un argumento correcto:


Falacia de petición de principio

-¿Por qué se caen los objetos?

-Pues los objetos se caen , porque se caen


Argumento correcto

-¿Por qué se caen los objetos?

-Los objetos se caen debido a la fuerza de gravedad, la fuerza de gravedad es un fenómeno por el cual todos los objetos con una masa determinada se atraen entre ellos.

Esta atracción depende de la masa del objeto en cuestión; mientras más masa, mayor será la fuerza de atracción; esa es la razón por la que los objetos caen; porque la fuerza de atracción de la tierra siempre es mayor que la del objeto que vemos caer al suelo.

 

 

Ahora bien, para qué nos sirve argumentar; en la vida cotidiana nos sirve para tomar una postura frente a lo que pensamos, a lo que somos y a lo que vivimos, es importante poder formarnos una postura sólida frente a la realidad, a nosotros mismos y a los demás, para tomar decisiones fundamentadas en razones, porque decidimos todo el tiempo pero no siempre sabemos por qué lo decidimos o bien por qué una decisión era mejor que otra, argumentando podemos indagar las opciones con las que contamos al momento de tomar una decisión y una vez que hayamos indagado podemos evaluar las diferentes opciones a fin de tomar la mejor decisión posible; además argumentando y evaluando los argumentos que damos a favor de una decisión también es posible anticipar las posibles consecuencias de nuestra decisión y eso es muy útil al momento de querer saber qué decisión tomar; en el ámbito académico: para poder realizar investigaciones sólidas y fundamentadas y finalmente en los debates nos sirve para debatir opiniones o defender nuestras ideas.





A continuación les daré algunas sugerencias generales para poder construir un buen argumento:

1.    Lo primero que hay que hacer es preguntarse uno mismo ¿qué razones tengo para afirmar una conclusión?

2.    Una vez que identifique esas razones, es muy importante hacer una lista

3.    Revisar la lista de las razones con las que cuento y elegir las que a mi juicio son mejores para apoyar mi conclusión

4.    Comúnmente un buen argumento se escribe en dos párrafos, al principio se escribe la conclusión y después las razones que la apoyan; es importante que estas razones sean fiables, de otra forma serán premisas débiles

5.    Ser conciso y concreto: evitar usar términos confusos

6.    Es importante evitar el lenguaje emotivo, si buscamos influir en las emociones de nuestro interlocutor, eso significa que no queremos convencerlo con buenas razones, sino persuadirlo con chantajes emocionales

 

 

Estas son sólo algunas sugerencias muy generales para poder construir un argumento correcto, un ejemplo sería:

“Sea optimista. No resulta de mucha utilidad ser de otra manera”. Winston Churchill.

Este es un argumento porque Churchill está dando una razón de por qué ser optimista, su premisa es: no resulta de mucha utilidad ser de otra manera y su conclusión es: sea optimista.

Próximamente publicaré un breve escrito sobre la elaboración de un ensayo basado en argumentos que espero les sea de utilidad.

 

Saludos y ¡nos seguimos leyendo! :)

 

*Algunos ejemplos y sugerencias de este texto están basados en el texto “Las claves de la argumentación” de Anthony Weston, Ed Arial, Barcelona: 2008.

 

TagsTags: argumentación 
16 December, 200916 December, 2009 10 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

Sentido común y filosofía

por Lourdes Aznavwrian.

 

 

En este escrito quiero retomar un tema que aparece en el curso, en la unidad 1 concretamente, la diferencia entre el sentido común y la filosofía; es un tema importante porque nos permite caracterizar la filosofía. Antes que nada ¿qué es el sentido común y por qué es como afirma Descartes el más común de los sentidos? El sentido común constituye el saber más básico primario e inmediato del que dispone todo individuo como miembro de una comunidad, siendo este saber, además, un elemento fundamental para la integración de la comunidad. Thomas Reid, filósofo escocés contemporáneo de David Hume que se dedicó a investigar acerca del sentido común y fundó la escuela escocesa del sentido común. Si quieres saber más acerca de este fascinante pensador puedes dirigirte a la siguiente dirección: http://plato.stanford.edu/entries/reid/

Pareciera un tema tan común que no requiriese de reflexión alguna y mucho menos de una escuela filosófica, pero no es así, es un tema que además de fascinante, toca nuestro actuar de la vida cotidiana, lo mismo que la filosofía. Pero tanto el sentido común como la filosofía, tienen una estrecha relación con el conocimiento.El sentido común tiene relación con el buen juicio y el buen juicio tiene relación con las decisiones que tomamos y se relaciona directamente con la concepción del mundo que tenemos. El sentido común justamente es común, es decir compartido, tan compartido como sea posible compartir una concepción del mundo y por otro lado es sentido, es decir que tiene relación con la sensatez. Así, hasta ahora el sentido común es un buen juicio que compartimos y que tiene que ver con nuestra visión o concepción del mundo y que así mismo contribuye con el conocimiento humano y es incluso origen de muchas teorías científicas que si bien parten de él, debe alejarse para poder lograr una objetividad necesaria y parte de la naturaleza de ese conocimiento. Por otro lado la filosofía como dice Platón es "hija de asombro", el asombro ante la realidad y ante el mundo, de ese asombro inmenso y profundo surge precisamente  la curiosidad, y lo más importante la pregunta ¿por qué? De esta simple pregunta han surgido múltiples teorías que buscan explicar justamente nuestra realidad y nuestra relación con esa realidad, nuestra relación de conocimiento, nuestra relación social, nuestra relación política, etc. Pero la diferencia entre el sentido común y la filosofía es justamente que la filosofía no es un saber básico o inmediato sino que es el resultado de la reflexión y en ese sentido está un paso más adelante del sentido común, pero ambas tanto al filosofía como el sentido común comparten que pueden ser como una brújula que nos oriente frente a la realidad.

Espero que este breve texto aclare un poco la diferencia entre el sentido común y la filosofía, que si bien ha dado origen a bibliotecas enteras, mi intención es que se aclare una primera diferencia, saludos y nos seguimos leyendo. :)

TagsTags: sentido común 
14 December, 200914 December, 2009 22 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

 

Ver o apreciar el arte por Lourdes Aznavwrian Salas.


Este texto sobre apreciación artística tiene como objetivo apoyar las actividades y los contenidos de la unidad 4 en la que el alumno se enfrenta a elaborar interpretaciones sobre obras de arte que aparecen en esa unidad y la idea de esta publicación es enriquecer las herramientas para que el alumno pueda construir una interpretación más completa.

Antes que nada debemos tomar en cuenta que viendo arte es como se aprende a verlo, viendo mucho arte, es como se aprende a apreciarlo. Apreciar el arte es darle un sentido a lo que tenemos frente a nosotros; entonces la mejor recomendación que puedo hacerles es que ante todo vean mucho arte, ya sea asistiendo a museos, leyendo libros sobre historia del arte con la finalidad de ubicar el contexto histórico del artista así como la corriente a la que pertenece.

La apreciación de una obra de arte es muy importante, de hecho se considera parte fundamental del acto creativo mismo, es decir que la obra de arte la completa el espectador con su interpretación, la apreciación activa implica que el espectador hace un esfuerzo por dotar de significado lo que ve, pero lo que yo quiero aportar en este trabajo es justamente la respuesta a la siguiente pregunta ¿qué hace el espectador frente a la obra de arte?

Como mencioné anteriormente, cuando estamos mirando no sólo una obra de arte sino cualquier objeto que miremos, es decir cuando estamos percibiendo, observando o viendo algo de nuestra realidad o nuestro mundo circundante, no lo vemos cómo es sino que aportamos una interpretación subjetiva a aquello que vemos, es decir que interpretamos lo que estamos percibiendo y no lo percibimos tal como se nos presenta ante los ojos, esta interpretación supone que hagamos una conexión entre lo que sabemos y lo que estamos viendo, por eso es importante para apreciar el arte, antes ver mucho arte. Pero justamente no es lo mismo ver que apreciar y yo quiero ayudarlos a que aprendan a apreciar la obra de arte.

Primeramente, cuando estamos frente a una obra de arte lo primero que hacemos como espectadores al estar frente a una obra de arte es activar nuestro acervo tanto emocional como intelectual, esto significa que en la interpretación de la obra de arte vemos y esto va unido a la interrelación entre lo que sentimos y sabemos. La interpretación del espectador es personal, cuando el artista crea la obra de arte ésta tiene una intención por parte del artista, cuando la obra se socializa en una exposición nace la intención de la obra y en el momento en que el espectador busca desentrañar la intención con que fue creada la obra de arte y nos ubicamos frente a ella, surge la intención del espectador y el espectador conoce y aprende de lo que está observando porque lo dota de sentido y significado.

 

 

 

 

A continuación te propongo que te dirijas a la siguiente dirección: http://www.portaleureka.com/descargas/articulos/eureka01-meninas.pdf y leas acerca de la propuesta que aparece sobre la forma en que se puede mirar la obra de las Meninas de Diego Velázquez y los elementos que se consideran como fundamentales para poder comprender la obra. Me parece que una vez que hayas realizado esta actividad estarás listo para poder realizar las actividades de apreciación de la unidad 4, gracias por tu atención,y si quieres complementar la información sobre esta bella obra consulta la siguiente página:http://www.radiounam.unam.mx/site/index.php?option=com_content&view=article&id=1133&Itemid=58 

Gracias Jackeline por la recomendación :)

Saludos y nos seguimos leyendo.


6 November, 20096 November, 2009 31 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

Diferencia entre preguntas filosóficas y científicas

 

Las preguntas filosóficas tienen como característica básica que admiten varias respuestas, pero en el caso de la ciencia las preguntas científicas suelen ser cerradas, es decir que no dan opción a varias respuestas, son preguntas cuya respuesta permite afirmar la verdad o la falsedad de lo que se pregunta.

En cuanto a las preguntas científicas podríamos clasificarlas en tres tipos, preguntas completamente cerradas, casi del todo cerradas y preguntas en principio cerradas:

(a) completamente cerradas: son aquellas preguntas de las que conocemos la respuesta, por ejemplo, "¿Por qué circula la sangre en el interior del cuerpo de una rata?

(b) casi del todo cerradas o semicerradas, cuando no sabemos la respuesta pero sí cómo encontrarla, como en la pregunta ¿Cuántos dientes tiene la rata X de nuestro laboratorio?

(c) preguntas en principio cerradas, son preguntas que se refieren a aquellas cuestiones frente a las que no poseemos técnicas para encontrar la respuesta, pero que en caso de tenerlas sabríamos perfectamente qué es lo que deberíamos hacer para dar con ella, por ejemplo ¿Cuál es la composición química de los gases de la atmósfera del tercer planeta en la órbita de Qatar -estrella ubicada a 10.000 años luz de la tierra?

Dentro de las preguntas semicerradas y en principio cerradas es de donde se pueden ubicar los principales problemas científicos sobre los que se puede investigar.

 

 

Pero la filosofía se caracteriza por formular otro tipo de preguntas, que corresponderían a las preguntas abiertas, y a diferencia de las preguntas cerradas, las preguntas abiertas no buscan nueva información sobre la realidad sino que cuestionan la forma en la que pensamos e incluso la forma en que cuestionamos a la realidad, por ejemplo la pregunta ¿qué relación existe entre las palabras y los objetos  a los que se refiere? ha dado origen a una reflexión en filosofía del lenguaje que no termina de dar respuesta, por un lado la respuesta puede ser que las palabras designan a los objetos y que la palabra surge de las características o propiedades de los objetos y otra alternativa puede ser que las palabras son convenciones con las que se ha dado a llamar a los objetos con el fin de identificarlos y que lo único que hay es un acuerdo implícito entre los hablantes que las empelamos, esta segunda respuesta tiene consecuencias y genera otra pregunta abierta que tendría relación con si conocemos o no a los objetos a través del lenguaje.

TagsTags:  
22 October, 200922 October, 2009 36 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

Argumento deductivo
     
Un argumento deductivo es aquel cuya conclusión deriva de manera necesaria de las premisas. A esta característica se le denomina validez y es lo que lo distingue de otro tipo de argumentos, como por ejemplo del inductivo y analógico.
     
     A la relación necesaria que se establece entre premisas y conclusión se le denomina validez. Así, decimos que un razonamiento es válido si al suponer que las premisas son verdaderas la conclusión se sigue forzosamente; es decir, válidamente no podría seguirse otra conclusión.
     
     La validez de un argumento deductivo no depende de la verdad de las proposiciones, sino que simplemente supongo que lo son y entonces me pregunto: ¿si las premisas fueran verdaderas la conclusión se sigue de manera necesaria o forzosamente?
     
     Esto parece un poco complicado, pero demos un ejemplo para que notemos que no lo es tanto:
     
     Premisa 1
Todos los novios de Luisa tienen ojos verdes.
   
Premisa 2     Juan es novio de Luisa.
     
Conclusión    Juan tiene los ojos verdes. 

 
     
     Para ver si este razonamiento es válido me pregunto: suponiendo que las premisas fueran verdaderas ¿la conclusión se sigue de manera necesaria o forzosamente?
     
     Para evaluar la validez no tengo que verificar si las premisas son verdaderas, simplemente me pregunto si fuera cierto que Todos los que son novios de Luisa tienen ojos verdes y Juan es su novio entonces ¿se sigue con necesidad que él tiene ojos verdes? Si razonamos un poco podemos afirmar que efectivamente la conclusión se sigue necesariamente y por lo tanto el razonamiento es válido.
     
     En un argumento deductivo no importa cuál es el tema del que se habla (a esto lo llamamos contenido), sino que fundamentalmente importa la estructura, así haremos abstracción del contenido para poder evaluar la validez del mismo, es por ello que no nos importa saber si de hecho son verdaderas las premisas.
     
     En un argumento deductivo la conclusión no afirma nada que no esté ya dicho, aunque quizá de manera implícita, en las premisas, así, lo que hace es sólo hacer explícito algo ya afirmado en ellas.
     
     Para reforzar la idea de validez veamos otro ejemplo:
    
Premisa 1    Todas las manzanas son azules.
   
Premisa 2    Este objeto es una manzana.
     
Conclusión    Este objeto es azul.

     
     


     
     Evaluemos si el argumento anterior es válido preguntándonos: ¿suponiendo que las premisas fueran verdaderas la conclusión se sigue de manera necesaria o forzosamente?
     
      Y entonces argumentamos:
     
     “Si todas las manzanas son azules y este objeto es una manzana, entonces es necesario que sea azul, pues la primera premisa ha establecido que todo lo que sea manzana es azul”, por lo tanto el razonamiento es válido.
     
     Alguien podría objetar: “pero es que sabemos que no existen manzanas azules”, por lo tanto no es válido, pero te recuerdo que cuando evaluamos argumento deductivo no importa si de hecho es verdad lo que se afirma, sino que simplemente se cumple la estructura y supongo que es verdadero y entonces bajo esa suposición evalúo si la conclusión es necesaria.
Ejercicio
     
     Ahora realizaremos algunos ejercicios para ver qué tanto has comprendido la noción de validez.
     
     Lee cuidadosamente cada argumento y determina si los siguientes argumentos son válidos o invalidos. Acuérdate que en el argumento deductivo:
     
     •        Las premisas pueden ser falsas, y no obstante puedes tener un argumento deductivo válido.
•        No necesitas ir a la realidad para comprobar tu argumento, ya que lo que importa es que se cumpla la estructura según la cual de manera necesaria deduces la conclusión de las premisas.

Argumento inductivo
     
     El argumento inductivo parte de la observación de un cierto número de casos particulares en un número suficiente de individuos de una clase determinada, para posteriormente generalizar la propiedad que se predica en las premisas con respecto a ciertos objetos o entidades de una clase dada a todas las entidades de esa misma clase.
     
     Dicha generalización valdrá no sólo para los casos observados y experimentados, sino para todos los de su especie.
     
     Veamos un ejemplo:
     
     1) Kevin es adolescente y dejó de crecer a los 18 años
     2) Luis es adolescente y dejó de crecer a los 18 años
     3) María es adolescente y dejó de crecer a los 18 años
     4) n…
      Probablemente todos los adolescentes dejan de crecer a los 18 años
     
     * Individuos
* Clases
* Propiedades
     
     

     
     Como podemos advertir a partir de la observación de una serie de individuos (Kevin, Luis y María) que sabemos que pertenecen a la clase adolescente y tienen la propiedad de dejar de crecer a los 18 años, de ahí concluimos generalizando la propiedad observada en los individuos observados, a todos los individuos de la clase de los adolescentes, aún cuando no hayamos observado a todos.
     
     Ahora reconstruyamos su estructura:
     
     1) El individuo A pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
     2) El individuo B pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
     3) El individuo C pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
     4) n...
      Probablemente todos los individuos que pertenecen a la clase X tienen la propiedad P
     
     Muchos de los razonamientos que sostenemos en la vida cotidiana son de tipo inductivo. Por ejemplo, cuando se afirma:
     
     “No me voy a volver a involucrar con ninguna mujer, pues todas son iguales”. Las premisas que apoyan tal conclusión son las siguientes:
     
     1) Luisa es mujer y me ha sido infiel
2) Patricia es mujer y me ha sido infiel
3) Carmen es mujer y me ha sido infiel
4) n…
 Probablemente todas las mujeres son infieles
     
     Una vez que hemos explicado en qué consiste el argumento inductivo, cabe preguntarnos: ¿La conclusión a la que se llega  en este tipo de argumento es necesaria como en los argumentos deductivos?
     
     Y la respuesta es: ¡NO!, la conclusión es probable.
     
     Dado que no se han analizado todos los casos existentes, es decir, a todas las mujeres, para seguir con el ejemplo anterior, cabe la posibilidad de que entre los casos no analizados se encuentre alguno que falsifique la conclusión. Así, podrían encontrarse casos de mujeres que sean fieles y, por lo tanto, sería falso que todas las mujeres son infieles.
     

     La diferencia fundamental que observamos pues, entre un razonamiento deductivo y un inductivo es que en el primero la conclusión es necesaria y  en el segundo la conclusión es probable.
Otra diferencia es que en el argumento deductivo sólo nos interesaba la forma, no el contenido, así no era necesario ir a contrastar con la realidad la verdad de nuestras proposiciones. En cambio, el argumento inductivo parte de la observación de la realidad y sobre la base de ella es que puede arribarse a la conclusión y afirmarse con mayor o menor grado de probabilidad la conclusión. De esta manera, en el razonamiento inductivo importa tanto la forma como el contenido.

     
     El argumento inductivo es también  uno de los más utilizados en la ciencia, en el que a partir de la observación de casos particulares se llega al establecimiento de una ley o regularidad, veamos el siguiente ejemplo:
     
     1) El individuo 1 es cisne y es blanco
2) El individuo 2 es cisne y es blanco
3) El individuo 3 es cisne y es blanco
4) n....
      Probablemente todos los cisnes son blancos
     
     Resulta que después en un lugar se encuentra un cisne negro que falsifica la conclusión, de esta forma la experiencia futura o no observada puede refutar nuestra conclusión.
     
     En el razonamiento inductivo sólo podemos sostener que nuestra conclusión tiene cierto grado de probabilidad de ser verdadera. En la medida en que hayamos tomado una muestra mayor de individuos será más fuerte nuestra conclusión, así, no es lo mismo que hayamos analizado tres cisnes y de ahí concluyamos que todos son blancos, a que hayamos analizado 20,000.
     
     Para continuar con el desarrollo de tus habilidades para construir argumentos, en este caso de tipo inductivo, realiza la siguiente actividad.
     
     Elabora tres ejemplos de temas de tu interés en los que utilices la estructura de un argumento inductivo, es decir, introduce contenido a la siguiente forma. Recuerda que cada color corresponde a la sustitución que tienes que hacer, ya sea de un individuo, la clase o la propiedad. Elabora esta actividad en un procesador de texto, después guárdalo y envíalo al portafolio para que tu asesor te retroalimente.
     
     1) El individuo A pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
2) El individuo B pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
3) El individuo C pertenece a la clase X y tiene la propiedad P
 Probablemente TODOS los individuos que pertenecen a la clase X tienen la propiedad P

     
     A continuación te presentamos un ejemplo:
      

1) La película Bailando en la oscuridad es de Lars von Trier y tiene un guión original
2) La película Contra viento y marea es de Lars von Trier y tiene un guión original

3) La película Dogville es de Lars von Trier y tiene un guión original
 Probablemente TODAS las películas de Lars von Trier tienen un guión original.

Fuente: Curso bun@m de Lógica para la solución de problemas.

15 October, 200915 October, 2009 3 comments Cuestiones filosóficas Cuestiones filosóficas

Una pequeña introducción a Nietzsche

Zaratustra: el profeta de la vida
La sustitución de Dioniso por Zaratustra responde a la necesidad teórica de romper con toda la filosofía anterior, y personalizar en una nueva figura todas sus ideas. Las propuestas asociadas a Dioniso estaban claramente influenciadas por Schopenhauer. Tomando a Zaratustra como protagonista de su pensamiento, Nietzsche pretende desarrollar una filosofía propia y original, alejada de cualquier teorización de tipo metafísico. Pese a este cambio, la crítica va a seguir dirigiéndose contra toda la filosofía anterior y contra el cristianismo. Zaratustra será, desde esta perspectiva el nuevo profeta que venga a sustituir a todos los anteriores, que han pervertido el mensaje de la vida. Zaratustra podría ser considerado como el anticristo, el mensajero de la muerte de Dios, de la misma forma que Así habló Zaratustra, la obra en la que Nietzsche nos presenta el mensaje del nuevo profeta, se convierte en la nueva Biblia nietzscheana, donde las referencias directas e indirectas a los textos sagrados son constantes, aunque el mensaje sea completamente opuesto. Veamos algunos de los conceptos que predica Zaratustra.

La voluntad de poder

 


Para Nietzsche la vida es voluntad de poder, voluntad de ser más, de expandirse y de afirmarse. Tratar de encontrar una definición de este concepto en las obras nietzscheanas es imposible: lo que sí aparecen son distintas caracterizaciones. No debe confundirse con la simple voluntad humana, o con el concepto que utiliza Schopenhauer. Es voluntad de vivir, es vida en sí misma, tratando de imponerse y extenderse, de realizar todos sus deseos, mostrando su fuerza creadora. Si interpretamos esto desde la metáfora de la vida como obra de arte que aparece en El nacimiento de la tragedia, podríamos concluir diciendo que es voluntad de crear. Esta voluntad es una amalgama de fuerzas: deseos, instintos, pasiones, impulsos que llevan al hombre a imponerse sobre los demás, a dominar su entorno, a realizar su voluntad. La interpretación adecuada, por tanto, debe escapar de la pura biología (no se ejemplifica la voluntad de poder en una especie que se impone sobre otra), pero también de la política y las tesis racistas: “Yo soy lo que tiene que superarse a sí mismo”. La voluntad de poder tiene una dimensión individual, que impide cualquier interpretación de las anteriormente citadas: no es la dominación de un pueblo sobre otro, ni la mera victoria en cualquier terreno. Es una voluntad creadora de valores, que despliega toda la fuerza (no entendida pobremente en un sentido físico) y capacidades del individuo. Todo es, para Nietzsche voluntad de poder, concepto que se termina convirtiendo en una de las claves interpretativas de su visión de la naturaleza. El mundo es voluntad de poder, vida desbordada y desbordándose permanentemente, en pugna por expandirse más y más. Pero además, la naturaleza aparece asociada a otro concepto central de la filosofía nietzscheana: el eterno retorno.

El eterno retorno

Inspirándose en la mitología griega y en los presocráticos, la idea clave del eterno retorno es la repetición, el ciclo que se ejecuta una y otra vez, sin que nada apunte hacia un estado final, o sin que haya posibilidad a ningún tipo de progreso o evolución lineal. La teleología aristotélica, el mundo platónico de Ideas o el cielo prometido por los cristianos son creaciones conceptuales absurdas: “Si el Universo tuviese una finalidad, ésta debería haberse alcanzado ya. Y si existiese para él un estado final, también debería haberse alcanzado.” El eterno retorno incluye de este modo connotaciones materialistas, con una clara consecuencia temporal: no existe más que el presente, el aquí y ahora, el mundo que vivimos hoy. El pasado ya fue y el futuro no existe, por lo que el hombre debe ser fiel al presente que vive, única realidad que podemos vivir realmente. Un presente eternamente repetido, una tierra con procesos que comienzan y terminan sin cesar: éste es el eterno retorno, que nos invita a permanecer fieles a nuestro tiempo, “fieles a la tierra”: “¡Yo os conjuro, hermanos míos, permaneced fieles a la tierra, y no creáis a quienes os hablan de esperanzas sobreterrenales! Son envenenadores, lo sepan o no.”
Pero Nietzsche va más allá del significado puramente cosmológico. El eterno retorno se termina convirtiendo en valor: es el camino para afirmar la vida, es la expresión de la voluntad de poder que se libera del lastre del pasado y del temor respecto al futuro. El eterno retorno es el lugar y el tiempo propio de la voluntad de poder. Zaratustra se convierte en el profeta de esta nueva concepción, que eleva la visión griega de la naturaleza a la categoría de valor moral. Aprecia Nietzsche dos aspectos de esta idea:
1.    La inocencia y la carencia de sentido del cambio, fijándose especialmente en los fragmentos heraclíteos. El cambio es sólo eso: cambio, sin más valoraciones morales o metafísicas que realizar al respecto.
2.    La afirmación de la vida que se contrapone a toda clase de pesimismo. El eterno retorno nos garantiza que hay sólo una realidad (la presente) y que no hay un desarrollo hacia “otro” mundo, sea esto interpretado en un sentido religioso (el cielo cristiano) o político (una utopía o una sociedad mejor que construir). Como consecuencia de esto, todo es bueno y justificable, puesto que todo se repite. El mundo es giro, juego, la danza del mundo alrededor de sí mismo.
El eterno retorno es un reflejo del deseo de eternidad del presente, de la voluntad de que todo permanezca. Es el sí infinito, eterno y absoluto al presente vivido, a la vida misma y a la existencia. Para que esta idea penetre en la sociedad y llegue al hombre es necesario avanzar hacia el siguiente concepto: la transmutación de los valores.


La transmutación de los valores
En esta ininterrumpida afirmación de la vida que es la filosofía nietzscheana, aparece ahora, como siempre, una crítica y una propuesta: derrumbemos todos los valores que niegan la vida, que se oponen a ella, y respaldemos con nuestras obras y nuestras palabras la vida, la voluntad de poder, el eterno retorno. La moral tradicional es decadente, aniquiladora de todos los momentos en que la vida brota: niega el deseo, el instinto, el impulso, la creación. La moral tradicional conserva un pesimismo que debe ser superado: “Transvaloración de todos los valores, ésta es mi fórmula”. Por eso hay que ser inmoralista: rechazar la moral decadente y pesimista, negadora de la vida, que la sociedad impone, y ser ultramoralista, podríamos decir, en la creación e invención de nuevos valores que estén en sintonía con el eterno retorno, la vida y la voluntad de poder. El creador de valores está más allá del bien y del mal, y es personificado en la filosofía nietzscheana por un nuevo concepto: el superhombre.

El superhombre


El superhombre es la encarnación de todos los valores nietzscheanos: sería aquella persona que vive según su voluntad de poder, asumiendo también el eterno retorno y la transmutación de los valores. Es el “nuevo hombre” que debe sustituir al “último hombre”, y que es anunciado por Zaratustra. El superhombre es producto del eterno retorno, y recupera la inocencia del hombre primitivo que puede encontrarse en los presocráticos. No vive apesadumbrado por tantos y tantos siglos de filosofía, reflexión, religión, ciencia... Juega con la vida, tal y como presenta Nietzsche al superhombre en sus famosas tres transformaciones:
1.    El camello: es aquella persona humilde y sumisa, que vive pendiente de obedecer. El camello sufre una pesada carga: la moral y la religión le convierten en un esclavo que vive pendiente de las normas (¡Tú debes!).
2.    El león: podría representarse por el espíritu ilustrado. El ser humano se revela (¡Yo quiero!) y se emancipa de la religión. Trata de romper con los valores tradicionales de la religión, pero vive anclado a la moral, una moral que va en contra de la vida, y elimina su libertad.
3.    El niño: ejemplo perfecto del superhombre, el niño imagina, crea, inventa, juega con la vida. Es el verdadero creador de valores. El niño se libra de la “seriedad” y del “rigor” racionalista del león, y convierte la inconsciencia y la inocencia en su mejor virtud: “Inocencia es el niño, y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí.” El niño crea valores, vive fiel a la tierra, y asume el eterno retorno como una más de las reglas de la vida. El niño ama la vida, la vive sin pensar sobre ella.
El superhombre aglutina todos los conceptos anteriormente explicados. Es el mensaje nietzscheano condensado en una sola figura, en un solo modelo de hombre. Nietzsche se refiere una y otra vez a uno de los fragmentos de Heráclito: “El tiempo es un niño que mueve las piezas del juego: ¡gobierno de un niño!”. El superhombre es la aparición natural que sigue a la muerte de Dios. Aunque esta expresión tiene precedentes, en Nietzsche adquiere un nuevo significado: es la desaparición absoluta de Dios, que es la negación de la vida. El que sirve a Dios o vive pensando en él, niega la vida, deja de vivirla. Por eso el superhombre es aquel capaz de superar la destrucción de Dios, el hundimiento del cristianismo, que será uno de los temas característicos de la crítica nietzscheana a la civilización occidental.
Esta caracterización nietzscheana es fácilmente interpretable desde un punto de vista racista. De hecho, a la muerte del autor alemán sus obras fueron manipuladas para convertirse en el soporte ideológico del nazismo. Sin embargo, este tipo de interpretación está muy lejos de lo que se puede leer en las obras de Nietzsche: cualquier ser humano no es un superhombre por el mero hecho de pertenecer a un grupo, sino precisamente porque es capaz de diferenciarse del mismo, de mantener una libertad absoluta y de crearse a sí mismo. No hay razas superiores a otras, sino hombres superiores a otros: aquellos que asumen la finitud de la vida, y desde ahí son capaces de proyectarse en el presente, expandiendo sus deseos y capacidades.
Filosofía a martillazos: la civilización occidental en el punto de mira
La crítica nietzscheana a la civilización occidental es radical: se dirige contra los fundamentos de la misma, concretados en la moral, la religión, la filosofía e incluso la ciencia. Esta crítica, parte negativa de la filosofía de Nietzsche, es desarrollada especialmente en la segunda y cuarta etapa de su pensamiento. En todas sus críticas aparecen los siguientes aspectos comunes:
1.    El método genealógico y psicológico: intenta ir al fondo instintivo que subyace a la cultura humana. Adoptando la terminología de El nacimiento de la tragedia, podríamos decir que la cultura es interpretada como la continuación “apolínea” de un terrible fondo dionisíaco, que es el verdadero motor de la realidad y de la vida. Por ello será necesario “desenmascarar” la cultura, objetivo que convierte a Nietzsche, junto a Marx y Freud, en uno de los maestros de la sospecha. Será necesario desarrollar un especial “olfato” para detectar por debajo de la cultura el impulso primigenio que hace brotar la vida: la razón de la ciencia, la moral, la filosofía y la religión esconden la sin razón de la vida, el instinto que late en su fondo. Este método genealógico será una de las aportaciones de Nietzsche a toda la filosofía del siglo XX, siendo aplicado en diversos campos por autores como Foucault, Delueze o Derrida.
2.    Un análisis común: Todo procede de la raíz irracional de la vida, y sin embargo la cultura se empeña en negarla ese origen, en camuflarlo con el manto de la racionalidad. Por eso, en la medida en que niega la vida, occidente se dirige hacia la nada: el nihilismo, término clave de esta crítica, es la destrucción de la vida que parece ser la meta de la civilización occidental.
3.    Un enemigo con muchas caras: allá donde respira la razón se manifiesta la decadencia propia de la negación de la vida. Da igual que hablemos de ciencia, arte, religión o filosofía. Lo que niega la vida debe ser superado y abandonado, y por ello, aunque se adapte a diferentes disciplinas, las críticas de Nietzsche tienen una meta compartida: la razón humana.
El nihilismo
Dentro de la filosofía nietzscheana, el término nihilismo tiene al menos dos significados:
1.    Nihilismo activo: signo de la voluntad de poder, de la persona que supera la angustia inicial que provoca la muerte de Dios.
2.    Nihilismo pasivo: la decadencia propia de la persona que se hunde ante la falta de referentes, y que vive “desfondado”, sin llegar a abrazar los valores de la vida.
La clave para diferenciar ambos tipos de nihilismo reside en la voluntad de poder. Si la voluntad de poder se reduce, aparece el nihilismo pasivo. Es la forma de vida derivada de la pérdida de todo tipo de referentes, y Nietzsche piensa que está a punto de surgir en occidente: todos los valores que ha creado occidente son falsos, decadentes, negadores de la vida, hijos de la “voluntad de la nada”. Cuando todos estos valores supremos muestran sus debilidades surge la angustia y la inquietud propia del nihilismo pasivo. Dios, la verdad, el bien y el mal se convierten en palabras vacías, y el hombre reflexivo potenciado por Sócrates, Platón o Descartes no encuentra una piedra segura sobre la que levantar su reflexión y su vida. Cuando todo esto ocurra, habrá llegado el tiempo del último hombre, aquel que se deja vencer por este desfondamiento, y que vive angustiado, temeroso, deprimido ante la tristeza de un mundo ilusorio que se derrumba ante su mirada. El nihilismo pasivo se entristece ante la total falta de sentido.
Pero existe una respuesta a esta crisis, y viene proporcionada por el nihilismo activo: es la fuerza capaz de sobreponerse a la crisis del nihilismo pasivo, y está potenciada por una enérgica voluntad de poder. El nihilista activo no espera a que los valores se derrumben: los destruye el mismo, siendo capaz de sustituirlos por sus propios valores. La voluntad de poder crea destruyendo, y destruye en su acto de creación. Este nihilismo activo será el que conduzca a Nietzsche a desarrollar una crítica radical contra dos de los fundamentos de occidente: la filosofía y la moral.
Crítica a la filosofía
Los grandes referentes de la filosofía occidental han sido, para Nietzsche, sus grandes traidores, responsables de la corrupción que provoca el predominio de la razón sobre la vida. Sus críticas se dirigen contra Sócrates y Platón: Sócrates fue el encargado de que Apolo se impusiera sobre Dioniso, con lo que la razón dominó sobre la vida. Su discípulo Platón despreció el mundo que nos rodea, a la vez que se inventó uno nuevo, en el cual se encontraba la verdad y el bien. El idealismo de ambos esconde, en realidad, la decadencia, el temor ante la vida irracional y el mundo, el miedo al instinto desordenado y dionisíaco, la angustia ante la finitud y la muerte. Es un consuelo metafísico propio de la debilidad humana.
De entre todos los filósofos, sólo Heráclito se salva: muchos de sus fragmentos aparecen en las obras de Nietzsche, y sus ideas están detrás de conceptos como el eterno retorno. El resto, se ha dedicado a conceptualizar, a negar la vida con conceptos como “ser”, “yo”, “sustancia”, “cosa en sí”, “causa”... Son estos conceptos los responsables del desprecio a los sentidos y una valoración excesiva de la razón. Se debe luchar contra este racionalismo con una aceptación contundente de lo único que nos es dado: los datos de los sentidos, la apariencia. La filosofía debe regresar a las tesis heraclíteas. La metafísica se equivoca al separar la apariencia y la esencia, el mundo aparente y el mundo verdadero. La única verdad es la apariencia y los conceptos metafísicos son obstáculos que nos separan de las cosas: el que quiera pensar con libertad debe deshacerse de ellos, destruirlos, para retomar el contacto directo con la realidad.
A esta teoría fenomenista, le añade Nietzsche un tono claramente pragmático: la verdad va unida siempre al interés. Es verdadero para cada individuo lo que aumenta su voluntad de poder, lo que hace que la vida se expanda. Las consecuencias subjetivistas son inevitables, pero no preocupan demasiado al filósofo alemán, que reconoce abiertamente que “no hay hechos sino interpretaciones”. Todo es perspectiva, punto de vista ligado al interés propio. La verdad no existe, y su lugar es ocupado por la verdad de cada uno, aquella que a cada uno le interesa.

Crítica a la moral

 Si las críticas a la ciencia y la religión siguen la estela abierta por la crítica a la filosofía, la crítica a la moral sí que aporta nuevos enfoques sobre los que merece la pena detenerse. Así, La genealogía de la moral es un ejemplo paradigmático de la aplicación del método genealógico: Nietzsche indaga en el origen y evolución de los conceptos morales, descubriendo que su significado no siempre ha sido el que la moral suele recoger. A través de un estudio etimológico e histórico, Nietzsche llega a esta conclusión: las palabras que en diversas lenguas significan “bueno” significaron originariamente “noble, aristocrático”, un sentido opuesto al significado de “malo”, referido siempre a “vulgar, plebeyo”. Como se ve ambos conceptos no tenían significado moral: habían sido creados por los nobles y poderosos para separarse del pueblo. Sólo con el paso del tiempo, ambas palabras adquieren un sentido moral, que lleva a un segundo plano las implicaciones originales de estos términos. Los que eran “malos” (los plebeyos, esclavos, débiles) pasan a denominarse “buenos”, mientras que los buenos (poderosos, nobles, aristócratas) son ahora los “malos”. Los judíos fueron, según Nietzsche, los que iniciaron esta transmutación de los valores, que después fue seguida por los cristianos. La religión estaría, así, en la base de un movimiento tan revolucionario como falseador de los valores originarios
De este modo, los plebeyos imponen sus valores sobre los nobles. La compasión, el perdón o la caridad (prácticas que sólo tienen sentido entre los débiles) logran que otros valores como la soberbia, la fuerza o la rotunda afirmación de la vida sean despreciados y valorados de un modo negativo. Triunfa así una moral de la mediocridad y el resentimiento, una moral que niega la vida, el impulso y el sentimiento, y que está en el origen de la decadencia y el nihilismo que caracterizan a occidente. Si la moral en que vive el hombre contemporáneo es una negación de la vida, una imposición de la razón, debemos derrumbarla para retomar los sentidos originales de las palabras “bueno” y “malo”. Por eso Nietzsche muestra la esperanza en que un futuro no muy lejano la moral de los nobles ocupe el lugar que le corresponda: surgirá así un nuevo hombre (el superhombre) y se podrá vivir “más allá del bien y del mal”, recobrando aquella inocencia del niño que juega la vida, interpretándola como una obra de arte, llevando a la práctica el mensaje de Zaratustra.


Vattimo Gianni*, Ed. Península, Madrid, 1987.

 

*Estudió filosofía en la Universidad de Turín y posteriormente en la de Heidelberg. Discípulo deHans-Georg Gadamer, es seguidor de la corriente hermenéutica en filosofía.
En 1964 inicia la docencia de estética en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Turín. Claramente influenciado por Heidegger y Nietzsche, Vattimo ha sido profesor universitario enLos Ángeles y Nueva York. Es, asimismo, Doctor Honoris Causa por la Universidad de Palermo, la Universidad de La Plata (Argentina), la UNED (España) y las universidadesUniversidad Inca Garcilaso de la Vega y Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú), entre otras, así como miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes. Ha sido colaborador en distintos periódicos italianos. Actualmente es catedrático de Filosofía Teorética en su ciudad natal. Es uno de los principales autores del postmodernismo y considerado el filósofo del pensamiento débil”.
Para Vattimo, hemos entrado en la postmodernidad, una especie de ‘babel informativa’, donde la comunicación y los medios adquieren un carácter central. La postmodernidad marca la superación de la modernidad dirigida por las concepciones unívocas de los modelos cerrados, de las grandes verdades, de fundamentos consistentes, de la historia como huella unitaria del acontecer. La postmodernidad abre el camino, según Vattimo, a la tolerancia, a la diversidad. Es el paso del pensamiento fuerte, metafísico, de las cosmovisiones filosóficas bien perfiladas, de las creencias verdaderas, al pensamiento débil, a una modalidad de nihilismo débil, a un pasar despreocupado y, por consiguiente, alejado de la acritud existencial. Para Vattimo, las ideas de la postmodernidad y del pensamiento débil están estrechamente relacionadas con el desarrollo del escenario multimedia, con la toma de posición mediática en el nuevo esquema de valores y relaciones.
Autor de amplia bibliografía, entre sus obras traducidas al español destacan: 

  • Las aventuras de la diferencia
  • El pensamiento débil
  • El fin de la modernidad
  • La sociedad transparente 
  • Ética de la interpretación 
  • Creer que se cree
  • Diálogos con Nietzsche
  • Nihilismo y emancipació

 

TagsTags: nietzsche 
Results per page:
1 2 >>
Description
aznavwrian
Posts: 26
Comments: 231
Problemas filosóficos
Tags
© 2014 Subdirección de Bachillerato a Distancia, Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal
Jalapa #15, tercer piso, col. Roma. C.P. 06700, Delegación Cuauhtémoc, México, D.F. Teléfono: 50805700, extensión 2062.
Este sitio se ve mejor en Internet Explorer 7, Mozilla Firefox, Safari, Opera y Chrome. Resolución mínima de 1024 x 768.