Tags - cuentos
May 12, 2010May 12, 2010  0 comments  un poco de ficción filosófica

 

La óptica de la verdad 

Lourdes Aznavwrian

 

Fabiola rechoncha, bajita, su cabello castaño claro, maltratado y con canas, vestía  siempre el mismo sweater gris medio roto y unos jeans con una blusa blanca y sus suecos rojos, pareciera como si estuviera uniformada para la vida, todos los días vestía igual y si le preguntabas qué razón tenía para hacerlo, respondía que la ropa estaba en buen estado y que no entendía por qué tendría que vestirse diferente todos los días.  ¡Por supuesto usaba anteojos! –esta afirmación por demás arbitraria, se entenderá más adelante- Hay pasiones a las que dedicamos la vida. La óptica era la pasión a la que Fabiola dedicaba todo el tiempo que tuviera, dormía poco, una tres horas diarias, creía firmemente que en esas tres horas su cuerpo y su mente, sobre todo su mente, se reponían del cansancio y ¿para qué dormir más tiempo con tantas cosas por hacer? Como casi todas las pasiones-nótese que escribí casi a fin de no generalizar- tenía oculta y a veces no tanto un par de obsesiones, la ceguera y la verdad. Si, Fabiola quería descubrir la forma en que  un ciego “ve” la realidad y la manera en que podríamos ver la verdad, así desnuda, sin prejuicios y estaba convencida de que para ello eran necesarios unos anteojos cuya función consistiera en despojarnos de aquello que involuntariamente vemos antes de ver lo que vemos, quería poder ver el mundo sin los prejuicios de la experiencia, la historia personal, las creencias, la cultura y el leguaje; pero lo más cercano a ese estado era justamente la ceguera. 

Condillac, economista y filósofo francés del siglo XVIII, se preguntaba si un ciego podría al recobrar la vista nombrar de la misma forma en que lo había venido haciendo, las figuras que había conocido sin la ayuda del tacto, este era una problema que fascinaba a Fabiola y al cual había dedicado numerosos ensayos afirmando que no, que el “mundo visual” de la ceguera al construirse a través del tacto no nos puede llevar a nombrar  los objetos de la misma forma en que lo haría alguien que puede ver. Y comprobó en esos escritos que los ciegos cuando logran ver sufren graves dificultades al hallarse inmersos en un mundo de apariencias, cambiante, evanescente. Para quienes han construido el mundo sin visión, les resulta imposible comprender el mundo de las ilusiones y los espejismos que construyen los que si pueden ver, pues el mismísimo concepto de "apariencia" no posee analogía alguna con los demás sentidos. Los que tenemos visión normal, aún cuando sepamos que la percepción es ilusoria, podemos decir que la ilusión es "vista". Eso justamente es lo que Fabiola quería resolver a través de la creación de unos anteojos que le permitieran ver más allá de la ilusión que vemos día con día. Lo había intentado con todo tipo de anteojos, había incluso, en contra de todos sus prejuicios, recurrido a la magia y la hechicería, había puesto múltiples conjuros sobre el cristal que creaba; conjuros, todos ellos dedicados a invocar la verdad. Pero no había logrado ver distinto a como lo hacía todos los días, al contrario, lo único que había conseguido hasta el momento era deformar aún más la ilusión a la que estaba expuesta día con día. Pero no cesó en sus intentos, hasta que un día al despertar recordó lo que había soñado, ahí en su laboratorio se hacía la siguiente pregunta: ¿cómo podré darme cuenta de que estoy frente a la verdad si yo misma no puedo salir de mis propios esquemas? Desesperada y llorando casi al borde de la locura corrió a su laboratorio y se sacó los ojos, una vez en el suelo con todo el rostro ensangrentado, pensó, tendré que cambiar mi ropa, debe estar llena de sangre. 

 

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.

Tags: cuentos filosóficos 

Description
aznavwrian
Posts: 26
Comments: 231
Problemas filosóficos
Tags
2 filosofía (2)
2 educación (2)
1 descarga (1)
1 cultura (1)
1 biblioteca (1)
1 nacimiento (1)
1 altruísmo (1)
1 filomeno (1)
1 digital (1)
1 maya (1)
1 cultural (1)
1 incluyente (1)
1 una (1)
1 demencia (1)
1 cuentos (1)
1 previene (1)
1 equidad (1)
1 libertad (1)
© 2014 Subdirección de Bachillerato a Distancia, Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal
Jalapa #15, tercer piso, col. Roma. C.P. 06700, Delegación Cuauhtémoc, México, D.F. Teléfono: 50805700, extensión 2062.
Este sitio se ve mejor en Internet Explorer 7, Mozilla Firefox, Safari, Opera y Chrome. Resolución mínima de 1024 x 768.